15.5 C
Posadas
lunes, 27 septiembre, 2021
+SECCIONES

    Bajante del Paraná: Crisis en el transporte de granos

    La bajante impide el ingreso de los grandes barcos graneleros a Rosario. El puerto alternativo elegido por los exportadores enfrenta un bloqueo de transportistas que impide su operación.

    Destacadas

    La situación creada por la bajante del río Paraná, que sigue acentuándose y recién alcanzaría su punto más crítico en el mes de octubre, está generando severas dificultades para el transporte fluvial de los granos con destino a la exportación. Pero la alternativa de enviar el cereal y los productos oleaginosos por camión hacia los puertos de la costa bonaerense para embarcarlos desde allí está enfrentando dos dificultades. Una es el fuerte encarecimiento del costo del flete, que algunas fuentes del sector agroexportador estiman en un 300 por ciento. El otro es que la concentración de actividad en el puerto de Bahía Blanca fue aprovechado por un sector de transportistas “autoconvocados” para reclamar por un aumento en lasa tarifas que cobran, bloqueando el ingreso a las instalaciones portuarias hasta ser atendidos en su demanda. Se estima en fuentes empresarias que, actualmente, 11 mil camiones ven bloqueados el ingreso a puerto de la carga de maíz, trigo y harina de soja, principalmente, con destino a la exportación.

    El informe semanal actualizado por el Instituto Nacional del Agua (INA) proyecta una bajante que ingresará a niveles más preocupantes aún hacia fin de año, incluso alcanzando mediciones de profundidad inferiores a las registradas en el año récord de bajante de 1944. Entre el 12 de octubre hasta el 9 de noviembre se subraya con rojo el menor nivel esperado. Y la bajante continuará hasta llegar en un nivel optimista a -0,89 a -1,59 metro como variable máxima.

    La emergencia hídrica en la Hidrovía del Paraná conmovió a todo el sistema de exportación agroindustrial. Los buques graneleros de gran calado no pueden ingresar hasta los puertos tradicionalmente más activos de las costas de Santa Fe, o si lo hacen sólo pueden salir con un volumen de carga limitado. La alternativa a la que echó mano la producción de exportación de la pampa húmeda es transportar por camión la carga hasta los puertos marítimos de la costa bonaerense, Necochea (Quequén) y Bahía Blanca, para completar allí la carga de los barcos graneleros antes de su travesía oceánica.

    En principio, este movimiento le incorporó a la exportación un costo extra de traslado de los granos hasta el puerto de embarque que la industria estima en un 300 por ciento. Pero en las últimas semanas se agregó otro conflicto ajeno a las dificultades expuestas por la naturaleza: el bloqueo declarado por las empresas transportistas en Bahía Blanca.

    “Es absolutamente ilegal”, aseguró Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera (CIARA). “El gobierno provincial debe actuar rápido para garantizar la libre circulación. Somos víctimas de un conflicto ajeno donde un grupo de transportistas no agremiados impiden que los demás camioneros puedan ingresar a los puertos con granos”.

    El directivo empresario y personaje clave en el Consejo Agroalimentario Argentino, señaló que el lock out, que comenzó el 30 de julio por 48 horas, “se extendió en forma ilimitada y ya lleva cinco días. El daño económico para el país es enorme. Suman 11000 los camiones que no ingresaron a puerto y que se contabilizan como perdidos, hay 40 buques esperando para cargar 1,2 millones de toneladas de maíz, trigo y harina de soja, entre otros productos”.

    Las protestas son protagonizadas por un sector que se identifica como “autoconvocados”, es decir que no responden orgánicamente al sindicato ni a la federación de camioneros. Por otra parte, ya hubo denuncias con respecto a acciones violentas sobre otras unidades de transporte que intentaron ingresar al puerto, volcando la carga de granos que trasladaban sobre la ruta. Al respecto, han circulado videos donde se muestran algunas de estas acciones.

    Es una metodología que ya se aplicó cuando sectores que se identificaban como “productores autoconvocados”, cortaban las rutas e impedían que otros productores trasladaron sus granos al mercado cuando las organizaciones de la Mesa de Enlace habían dispuesto un paro contra el gobierno nacional.

    Esta vez, le tocó sufrir las consecuencias al sector agroexportador de cereales. El representante de CIARA reclamó que “es necesario que el gobierno provincial actúe rápidamente para garantizar la libre circulación. Somos víctimas de un conflicto ajeno donde un grupo de camioneros no agremiados impiden que los demás camioneros puedan ingresar a los puertos con granos.”

    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias

    spot_img
    spot_img
    spot_img