14.7 C
Posadas
lunes, 18 octubre, 2021
+SECCIONES

    Corea del Sur disparó un misil desde un submarino y elevó la tensión con el Norte

    El intercambio de proyectiles se produce en un momento en el que el diálogo sobre desnuclearización de la península de Corea sigue estancado desde la fracasada cumbre de Hanoi de 2019.

    Destacadas

    Corea del Sur disparó con éxito un misil balístico desde un submarino, lo que lo convierte en el octavo país del mundo en poseer esa tecnología de avanzada y despierta interrogantes sobre una carrera armamentística en la región. El ensayo, supervisado por el presidente surcoreano Moon Jae-in, tuvo lugar horas después de que la vecina Corea del Norte disparara dos cohetes de corto alcance que impactaron en el mar de Japón.

    Corea del Sur busca contrarrestar la amenaza que le supone Corea del Norte, país que se encuentra bajo sanciones internacionales por sus programas de armas nucleares y misiles balísticos. Este intercambio de lanzamientos se produce en un momento en el que el diálogo sobre desnuclearización de la península de Corea sigue estancado desde la fracasada cumbre de Hanoi de 2019.

    Los ensayos norcoreanos

    Todo empezó el miércoles por la mañana cuando Corea del Norte lanzó “dos misiles balísticos de corto alcance” desde las costas de la provincia de Pyongyang. Los proyectiles volaron unos 800 kilómetros antes de caer en la zona económica exclusiva (ZEE) de Japón, agregaron fuentes del ministerio de Defensa norcoreano.

    La última vez que el gobierno norcoreano había disparado un misil balístico fue a fines de marzo, cuando probó lo que pareció ser una nueva versión de su proyectil KN-23, capaz de trazar trayectorias muy difíciles de interceptar. La ONU castiga los lanzamientos de proyectiles de este estilo por parte de Corea del Norte con base en las resoluciones aprobadas en respuesta a su desarrollo de armas de destrucción masiva. El lunes, la Agencia Central de Noticias Coreana (KCNA) había anunciado ensayos exitosos de un nuevo modelo de “misil de crucero de larga distancia”.

    Según analistas, más allá del conflicto con Corea del Sur, los disparos de Corea del Norte son también una clara señal a China, potencia con la que tiene una relación compleja. El líder norcoreano Kim Jong Un lleva más de seis años sin visitar territorio chino desde que llegó al poder sucediendo a su padre Kim Jong Il.

    La respuesta de Seúl

    Pocas horas después del ensayo norcoreano y en un gesto poco habitual, Corea del Sur anunció que acababa de lanzar un misil balístico desde un submarino, una prueba realizada en el condado costero de Taean, unos 100 kilómetros al sudoeste de Seúl. El ensayo fue presenciado por el presidente surcoreano, Moon Jae-in.

    La oficina presidencial se limitó a decir en un comunicado que el proyectil voló la distancia esperada y golpeó “con precisión” el objetivo marcado. Aunque el presidente Moon aseguró que la prueba no era en respuesta al lanzamiento norcoreano, el momento y la forma elegidas parecen indicar que Seúl busca mandar un mensaje de fuerza a Pyongyang pero también a su población, dado que habrá elecciones presidenciales en marzo del año próximo.

    Esta no fue en realidad la primera prueba exitosa que Seúl realiza de un lanzamiento de este tipo, ya que fuentes militares filtraron a los medios que un primer ensayo satisfactorio tuvo lugar hace dos semanas. Esto convierte a Corea del Sur en el octavo país con capacidad para lanzar misiles desde submarinos, una lista que integran también Estados Unidos, Rusia, China, India, Reino Unido, Francia y Corea del Norte.

    Pocas horas después del ensayo surcoreano, la influyente hermana del líder norcoreano Kim Jong Un, Kim Yo Jong, acusó al presidente Moon de “calumnias”. Seúl tiene una “actitud ilógica que describe su comportamiento como una acción legítima de apoyo a la paz y la nuestra como una amenaza a la paz”, dijo la mujer en un comunicado difundido por la agencia de noticias norcoreana KCNA.

    Diálogo trunco en la región

    Esta escalada armamentística se produce en un momento en el que el diálogo sobre desnuclearización sigue estancado desde la fracasada cumbre de Hanoi de 2019, en la que Estados Unidos consideró insuficiente la oferta norcoreana de desarme y se negó a levantar sanciones. Washington insistió en los últimos meses en que se reunirá con Pionyang sin condiciones previas “dónde y cuándo sea” para tratar de reavivar las conversaciones, pero por el momento no parece haber obtenido respuesta del gobierno de Kim Jong-un.

    A su vez, Corea del Norte rompió nuevamente las comunicaciones telefónicas con el Sur en agosto después de que Seúl y Washington siguieran adelante con sus ejercicios militares veraniegos, y hasta ahora también ha rechazado las ofertas de diálogo y asistencia humanitaria del gobierno de Moon.

    Las pruebas de misiles coincidieron además con la visita a Seúl del canciller chino Wang Yi, quien subrayó precisamente la importancia de que todos los países implicados en la península coreana reduzcan sus actividades militares para “contribuir a la paz y estabilidad de la península coreana”. Wang insistió en apuntar que “no solo Corea del Norte, sino también otros países están llevando a cabo actividades militares” en la región.

    Las reacciones a los ataques

    El gobierno estadounidense destacó este miércoles que Corea del Norte violó resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU al disparar al mar dos misiles balísticos, pero reiteró su voluntad de dialogar con Pyongyang. “Estados Unidos condena el lanzamiento de misiles de Corea del Norte, (…) que significa una amenaza a sus vecinos y a otros miembros de la comunidad internacional“, dijo un vocero del Departamento de Estado. Sin embargo, la administración de Joe Biden no se refirió hasta el momento a los ensayos de su aliado Corea del Sur.

    Por su parte el gobierno de Japón confirmó y condenó el ensayo norcoreano. “Los recientes y repetidos lanzamientos de misiles balísticos y otros proyectiles por parte de Corea del Norte son un problema grave para Japón y la comunidad internacional en su conjunto”, denunció el ministerio de Defensa a tono con Estados Unidos. El primer ministro Yoshihide Suga convocó a una reunión del Consejo Nacional de Seguridad y le pidió al gobierno japonés que reúna información al respecto mientras garantiza la seguridad del tráfico aéreo y marítimo.

    El gobierno ruso, en tanto, llamó a Pionyang y Seúl a “evitar cualquier tipo de acción que pueda conducir al aumento de la tensión“, En su rueda de prensa diaria el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, subrayó que los militares rusos “naturalmente siguen con la máxima atención la situación en la zona”.

    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias

    spot_img
    spot_img
    spot_img