30 C
Posadas
lunes, 15 agosto, 2022
+SECCIONES
    spot_img

    Detuvieron al quinto sospechoso por abuso a una nena de 13 años

    Destacadas

    spot_img

    Tras permanecer prófugo durante casi un mes y medio, el quinto sospechoso por abuso sexual en perjuicio de una menor de 13 años fue detenido y puesto a disposición del Juzgado de Instrucción Dos de Oberá.

    Según la denuncia radicada ante la Comisaría de la Mujer, los hechos se habrían perpetrado entre los meses de octubre y diciembre del año pasado, circunstancia en que la presunta víctima se hallaba bajo la tutela de su abuela materna en el barrio Yerbal Viejo.

    Al momento de los hechos tenía 12 años y habría sido abusada sexualmente y en reiteradas ocasiones por cinco hombres, de entre 23 y 30 años, los cuales están alojados en diferentes dependencias de la Unidad Regional II.

    Los implicados fueron identificados como L. N., E. N., M. N., G. B. y E. B., quien fue el último en ser capturado.

    En tanto, según lo previsto, el último martes la menor prestó declaración en Cámara Gesell, instancia en la que habría ratificado la acusación sobre los sospechosos.

    Fuentes con acceso al expediente mencionaron que la menor apuntó a tres de los implicados como autores de abuso sexual, mientras que los dos restantes habrían intentado someterla, aunque no lograron su cometido.

    Asimismo, familiares y amigos de la niña y su madre se movilizaron en la víspera en reclamo por justicia. A media tarde se congregaron en el Centro Cívico para visibilizar el caso y exhibir consignas contra el abuso y la violencia.

    “Marchamos desde el barrio hasta el Centro Cívico para respaldar a esta familia que es humilde y por ahí tiene temor de represalias. Es un caso terrible, se aprovecharon de la vulnerabilidad de una criatura y esperamos que la Justicia actué con todo el peso de la ley”, subrayó un allegado.

    Juego macabro

    La denuncia que disparó la investigación del caso fue radicada el pasado 4 de febrero y posteriormente la progenitora realizó una ampliación, donde nombró a los demás implicados.

    “Esos degenerados le arruinaron la vida a mi hija. La violaron varias veces y la amenazaron para que no cuente lo que le hacían. Ella estaba aterrada, cambió mucho su carácter y empezó a cortarse los brazos. Cuando me di cuenta de eso, empecé a indagar y me contó lo que había pasado. Lo que le hicieron no tiene perdón y lo único que pido es que paguen el daño que hicieron”, reflexionó la madre.

    En diálogo con El Territorio, la mujer precisó que a principios del año pasado tenía problemas con su ex pareja y tuvo que mudarse varias veces con sus dos hijas menores.

    En ese contexto, en marzo su madre le propuso hacerse cargo un tiempo de la niña que entonces tenía 12 años, mientras que ella se quedó con la más chica.

    “Yo andaba de acá para allá con las nenas porque mi ex me molestaba mucho, justo empezó la cuarentena por la pandemia y mi mamá me dijo que mi nena mayor se quede con ella, así le hacía compañía y le ayudaba. Yo acepté pensando que iba a estar bien, pero pasó todo lo contrario”, lamentó.

    Siempre según la versión de la madre, tal como consta en la denuncia ante la Comisaría de la Mujer, en casa de su abuela la menor comenzó a frecuentar a una conocida en el barrio Gunther, situado frente al Yerbal Viejo.

    Al respecto, comentó que “después me enteré que mi hija, que todavía tenía 12 años, iba a la casa de una vecina que tiene un hermano mayor y jugaban a las cartas, y el que perdía tenía que cumplir un reto. Esa fue la excusa del tipo para violar a mi hija”.

    La pesadilla

    Luego del primer juego, el implicado comenzó a presionar a la nena para que cumpla con el reto, que no era otra cosa que su deseo de abusar sexualmente de la niña.

    “Como son vecinos la veía todos los días y le insistía; le decía que no era nada raro, que le iba a gustar. Hasta que un día fue a la casa y ahí él la agarró y la violó. Después le dijo que no cuente nada porque se iba a meter en problemas”, agregó. Otros dos acusados comenzaron a acercarse a la niña con las mismas intenciones. Incluso, le habrían mandado fotos y videos de sus partes íntimas, como dejó asentada en la denuncia.

    “Vieron a mi hija muy vulnerable. Me contó que uno de los hermanos B. la seguía cuando salía a comprar y le hablaba. Primero le invitó a tomar tereré y ella le dijo que no podía, pero le insistía y le decía que se escape cuando la abuela salía o dormía. Tanto insistió, que un día mi hija fue a la casa y se aprovecharon”, relató.

    A fin del año pasado la menor regresó a la casa de su madre, quien fue notando los cambios en el carácter de su hija, aunque tardó un tiempo en contar el calvario que atravesó.

    “La veía muy diferente, más callada y se encerrada. Las primeras semanas me evitaba. Un día vi que tenía unos cortes en el brazo y le pregunté. De a poco me fue contando y casi me muero cuando supe todo lo que pasó. Me dijo que se cortó el brazo porque no aguantaba más, y que pensó en quitarse la vida pero que no sabía cómo”, detalló.

    Fuente:https://www.elterritorio.com.ar/

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias