16.5 C
Posadas
lunes, 24 junio, 2024
+SECCIONES

    El FIT-U dividido por el balotaje

    Destacadas

    spot_img

    Finalmente no hubo una posición unificada de los cuatro partidos de la izquierda trotskista que integran el Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad. Con matices, el Partido Obrero (PO) y el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) llamaron a no votar al candidato a presidente de La Libertad Avanza, Javier Milei, pero se pronunciaron en contra de dar apoyo político al postulante de Unión por la Patria, Sergio Massa. En cambio, Izquierda Socialista (IS) expresó claramente la necesidad de votar por el candidato oficialista, en tanto el Movimiento Socialistas de los Trabajadores (MST) dijo que entiende la voluntad democrática de quienes votaron a Massa para que no gane Milei. “Es un golpe a la lucha por la independencia política de los trabajadores”, escribió Pablo Giachello en Prensa Obrera, el órgano de difusión del PO, sobre la posición de sus socios en el FIT-U. En la misma sintonía, para el PTS la convocatoria de IS también “pone en cuestión la independencia política que caracterizó al Frente de Izquierda desde su fundación en 2011”, tal como expresó Guillo Pistonesi en La Izquierda Diario (LID).

    En su declaración de la semana pasada, IS llamó a “votar contra el ultraderechista Milei”, y sostuvo que, de esa manera, busca “acompañar a esos millones que, con la nariz tapada, van a votar a Massa”. Para que no queden dudas, ayer los dirigentes de ese partido Rubén “Pollo” Sobrero y Juan Carlos Giordano volvieron a llamar a votar “contra Milei para frenar a un nuevo Bolsonaro en el país, y a votar críticamente a Massa, porque si gana Milei se viene el plan motosierra contra el pueblo trabajador.

    A criterio de Sobrero y Giordano, “Milei encarna un proyecto peligroso, antiobrero, antiderechos y privatizador, reivindicar a la Thatcher, al genocidio, postular una dolarización que significará la pulverización de salarios y jubilaciones, la privatización de las jubilaciones, la TV Pública y arancelar la universidad, entre otras barbaridades, debe llevar a que masivamente votemos contra Milei”. Sobrero y Giordano expresaron que “Massa es parte de un gobierno ajustador que nos llevó a este desastre fruto del pacto que selló con el FMI, su gobierno de Unidad Nacional es para seguir aplicando un mayor ajuste con inflación, devaluación, salarios de pobreza, saqueo extractivista y más pagos de una deuda usurera y fraudulenta”. Sin embargo coincidieron en que “millones votaron a Massa el 22 de octubre con la nariz tapada, sin ninguna expectativa ni confianza en su gobierno, hay que volver a hacer lo mismo el próximo domingo con el único objetivo de impedir que lleguen al gobierno los fascistas Milei y Villarruel”.

    Por su parte, el MST planteó “llamar a los trabajadores y jóvenes a no votar a Milei” y argumentó que entiende “la voluntad democrática de quienes votaron a Massa para que no gane Milei, por lo tanto, no llamaremos al voto en blanco ni haremos campaña en ese sentido”. El MST, a diferencia de IS, no llama abiertamente a votar por Massa y afirma que “como partido” no vota al candidato de UxP. Para clarificar la posición del MST, Página12 habló con la dirigente Cele Fierro, quien desmintió lo que afirma el representante del PO. “Toma sólo una parte de nuestra declaración, en todas partes explicamos que no vamos a votar a Massa porque enfrentamos el proyecto de ajuste que representa y que hoy gobierna, que habla de una unidad nacional en contra de los trabajadores, comprendemos a quiénes lo votan contra Milei pero no compartimos esa decisión, nosotros como partido no lo vamos a votar”, indicó.

    “No hay peligro fascista”

    El artículo de Prensa Obrera plantea que “es necesario distinguir entre la emergencia de un facho, como lo es Milei o Villarruel, y un régimen fascista”, y que “en esta elección no se juega el triunfo o no del fascismo”. Para PO, “si realmente existiera un peligro fascista, un partido que se reivindica revolucionario debería convocar al frente único de las organizaciones obreras, para aplastar al fascismo con los métodos propios de los trabajadores”, y “si algo está claro es que Massa y el voto por él no son ninguna garantía para derrotar a Milei ni mucho menos al fascismo”. Para Giachello, “ha sido la democracia capitalista y sus partidos tradicionales los que han parido los discursos negacionistas que hoy levantan, sin sonrojarse, los Milei y las Villarruel”. En tal sentido, concluye que “la tarea de la izquierda debe ser explicar el contenido reaccionario de los programas” de ambos candidatos, porque “los votos que Milei y Massa conquisten el 19 de noviembre serán usados para reforzar el ataque contra los trabajadores, y la posición de clase y de principios es no apoyar ni votar a ninguno de los dos”.

    Por su parte, la dirección nacional del PTS había declarado que “los millones que eligieron votar a Massa para impedir que avanzara el nefasto proyecto político, económico y cultural de Milei lo hicieron, en muchos casos, a pesar de conocer su trayectoria política, sus vínculos con el poder económico o sus posiciones derechistas en temas como la llamada inseguridad”. Ese partido expresó: “Comprendemos esta actitud, pero no la compartimos, ya que sería contribuir a fortalecer una opción contraria a los intereses de los trabajadores y de continuidad con el sometimiento al FMI. Desde ya que llamamos a no votar a Milei, sin embargo desde la izquierda no podemos darle ningún tipo de apoyo político ni electoral a Massa, principal responsable de un ajuste que hunde las condiciones de vida de las grandes mayorías trabajadoras, que encabeza un proyecto reaccionario, extractivista y proimperialista”.

    “Los compañeros de IS parten de la base de que gran parte de ‘la vanguardia’ teme y, lógicamente, odia a Milei, y ese es el fundamento para llamar a votar a Massa, lo que es muy peligroso porque con esa lógica en 1973 habría que haber votado a Cámpora y luego a Perón, y en 1999 a De la Rúa contra Menem, y en 2011 a Cristina, y en el balotaje de 2015 a Scioli, lo cual hace que gran parte de la izquierda termine asimilada por el régimen burgués y prácticamente desaparezca de la vida política nacional”, escribió Pistonesi en LID. En su mirada la izquierda no es responsable de que el “peronismo ajustador” perdiera 3 millones de votos en cuatro años. “Si Milei ganara, quienes deberán estar en el banquillo de los acusados son los partidos que crearon las condiciones sociales y políticas para su triunfo”, apuntó el dirigente del PTS.

    Pistonesi desmintió que su política sea ‘neutral’ o ‘tibia’. “Sostenemos que la única vía para enfrentar a fenómenos de ultraderecha como Milei –que podrían crecer aún más con gobiernos ajustadores como sería el de Massa si triunfa el domingo– es fortalecer una alternativa independiente de los trabajadores y las trabajadoras, una nueva fuerza política de izquierda, de la clase trabajadora, anticapitalista y socialista que enfrente a los usureros, las patronales y la derecha convocando al frente único obrero; gane quien gane el domingo nos tenemos que preparar para la lucha en esa perspectiva, para derrotar el ajuste y la represión, y vencer”, argumentó.

    Fuente: Pagina 12

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias