26 C
Posadas
martes, 24 mayo, 2022
+SECCIONES

    El municipio de San Pedro deberá reubicar a más de una decena de familias por temor de deslizamiento de tierra

    Destacadas

    Las persistentes precipitaciones registradas ayer por la madrugada pusieron en vilo a San Pedro, donde se generaron inundaciones, desborde de arroyos, anegamiento de calles y deslizamiento de tierra en los márgenes de la travesía urbana de la ruta nacional 14. El hecho causó pánico en las familias que residen en la zona, ya que tres casas se hundieron y los ocupantes debieron ser evacuados.

    La tierra comenzó a ceder debido a la enorme cantidad de agua que provocó grietas de enorme tamaño en el suelo. En consecuencia, el terreno quedó inestable y movedizo, lo que encendió la alerta en las autoridades, pero sobre todo en las familias que residen en el remanente que corresponde a la citada arteria, que corre riesgo de desmoronamiento. Esto obligaría al municipio a reubicar a por lo menos otras diez familias que están en ambas márgenes de la vía, en la intersección con las avenidas Araucaria y República Argentina.

    “Estábamos durmiendo cuando sentimos que la casa comenzó a moverse y las tablas a romperse. Saqué rápido a mis tres hijos menores, uno de ellos discapacitado, y cuando salimos, la tierra estaba rajada. Fue un momento terrible. Nos quedamos sin casa porque acá ni siquiera podemos volver a construir”, indicó aterrado Octavio Mendonca, integrante de una de las tres familias evacuadas, en un barrio de extrema precariedad denominado Costanera II, lindante al barrio Santa Rosa y a una de los márgenes de la ruta.

    En el mismo sitio, una mujer fue socorrida con sus hijos porque su casa estaba inundada y habría estado a punto de caerse si no hubiera sido por los tirantes que colocaron los vecinos para sujetarla, a consecuencia del deslizamiento de suelo que provocó la elevación del terreno donde estaba la vivienda.

    “La casa de la vecina quedó con la cama y la cocina inclinadas y una parte hundida. Ella estaba desesperada y sola con sus hijos, pero los bomberos la ayudaron. Necesitamos asistencia y que culminen las obras, varios de nosotros nos quedamos aislados porque los puentecitos quedaron tapados por el agua”, señaló otro vecino. A su vez, pidió asistencia con ropas, calzado y mercadería, ya que perdieron todo.

     Otros daños

    En la otra margen de la citada arteria, que corresponde a Zona Industrial, tres viviendas fueron impactadas por un tendido eléctrico que se desplomó por el deslizamiento de la tierra, que puso en riesgo las vidas de los moradores. Bomberos y operarios de Energía de Misiones interrumpieron el servicio y evitaron que los ocupantes terminaran electrocutados.

    El escurrimiento del afluente que proviene de la calzada continuó deslizándose por la pendiente que existe entre la ruta y la zona de residencia, que es de unos cinco metros de altura, haciendo que en ambas márgenes de la ruta la tierra se desprendiera durante toda la jornada. Por ello, de forma preventiva, desde el mediodía de ayer se redujo la circulación de vehículos a media calzada, tarea de control a cargo de Bomberos Voluntarios y personal policial.

    La situación será resuelta por Vialidad Nacional que arribó al lugar a fin de analizar las obras necesarias para contener el asfalto y evitar una tragedia, ya que, de ocurrir un desmoronamiento, la tierra terminará sobre las viviendas.

    “Estamos en alerta, muy atentos porque es muy peligrosa la situación, llueve mucho. Ya dimos aviso a Vialidad Nacional y, teniendo en cuenta las obras a llevarse a cabo, por lo menos, tenemos que ver dónde reubicar a diez familias que están en situación de peligro”, señaló el intendente Miguel Dos Santos.

    En otro de los puntos de la localidad, en el precario barrio La Tosquera, la falta de obras y mantenimiento sumada la basura que arrastra el agua provocaron el desborde de un canalizado, perjudicando a más de 15 familias que sufrieron el ingreso del agua en sus terrenos o casas. De estas, dos sufrieron pérdidas, y una situación similar ocurrió en el barrio Cristo Resucitado.

    La zona céntrica estuvo afectada durante toda la jornada por el desborde del arroyo San Pedro, sobre el puente ubicado en la avenida Nicanor Cordero. Por ello, los automovilistas debieron desviar por la calle San Martín. Además, por las bocas de tormenta estancadas y algunas obras inconclusas sobre la calle Araucaria y la avenida Güemes, algunos comercios y el Neni 2.040 -lindante con el arroyo-  sufrieron inundaciones.

    Asistieron a una embarazada

    En medio del caos y una torrencial lluvia, cerca de las 3.30 de ayer, los Bomberos Voluntarios fueron solicitados para trasladar a una embarazada de la comunidad mbya Guavirá Poty, ubicada a más de 20 kilómetros de la zona urbana. Allí, más de 8.000 metros son terrados, por lo que, en días de lluvia, es casi imposible circular. Cuando arribaron, la mujer estaba en avanzado trabajo de parto. Entre truenos y relámpagos se oyó el llanto de una niña, quien llegó al mundo sana y salva. Madre e hija fueron trasladadas hasta el hospital y gozan de buena salud.

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias