14.7 C
Posadas
lunes, 18 octubre, 2021
+SECCIONES

    El Presidente busca sostener al gabinete de Desarrollo Productivo

    Kulfas pasó buena parte de las últimas horas en la Rosada, con Fernández y Cafiero. Es uno de los albertistas puros que muestran buenos resultados de gestión. El libro de la discordia que lo enfrentó a CFK.

    Destacadas

    El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, que estaba bajo metralla del cristinismo, atraviesa horas de abroquelamiento en el espacio del albertismo, en el que milita desde antes de la candidatura presidencial de Alberto Fernández. Su cartera no es cualquier ministerio. En el por momentos difuso modelo económico del presidente, hay una certeza: la industria es el corazón de la actividad, con las pymes en eje. Y la gestión es la que mejores resultados numéricos tiene, con las fábricas ya creciendo a niveles del 2018.

    Por esas razones, las presiones de la vicepresidenta Cristina Fernández para la salida de Kulfas encuentran resistencia lógica en el bando del primer mandatario. En la Casa Rosada, por estas horas, no se explican cuáles son las razones por las cuales la presión va sobre la cartera fabril. En el caso de la embestida contra el ministro de Economía, Martín Guzmán, se entiende que haya críticas por su perfil fiscalista y hasta por las deficiencias al control de la inflación, que son críticas sobre modos de conducir la política económica; pero en el caso de Kulfas, la cuestión es netamente personal.

    En 2019, Kulfas publicó el libro “Los tres kirchnerismos”, en el que plantea una visión crítica y en perspectiva de la parte final de la gestión de la hoy vice. Desde ese entonces, la mandataria lo enfrenta. Cerca del ministro apuntan que, en realidad, el libro apunta a aquella necesidad de hacer una “sintonía fina”, proceso que reclamó la misma CFK. Pero hay otra razón que lo puso en el candelero: un proyecto del titular de Diputados, Sergio Massa, de crear un superministerio de Economía que terminaría absorbiendo a Desarrollo Productivo.

    Pero para el Presidente, Kulfas -que pasó el día con hechos de gestión y una reunión con el gobernador de La Rioja, Ricardo Quinetal- es relevante. Además de tener una relación de amistad, compartieron junto a Cafiero los tiempos del Grupo Callao, think tank del albertismo. En los últimos días, Kulfas fue uno de los que afinó el lápiz para establecer el listado de medidas económicas para recuperar terreno ante la derrota en las PASO legislativas. “Para Alberto, sacar a sus ministros es entregar la llave del Gobierno”, contó una alta fuentes de la Rosada que, de todos modos, no descartó cambios que fueron ya evaluados. La misma fuente recordó que aquellos casos de salida fueron por fuerza mayor, como el de Ginés González García; o de intención individual de correrse, como el de la ex titular de Justicia, Marcela Losardo.

    El ministro, en paralelo, estuvo mano a mano con Alberto Fernández en los momentos más calientes de la pandemia. Cuentan los que lo conocen al presidente que la noche en la que se decretó la cuarentena inmediata, Kulfas y Todesca llevaron la idea de los ATP, que pagaron el 50 por ciento de los sueldos de empresas que debían bajar temporalmente la persiana por el COVID. Luego, Guzmán hizo sus aportes.

    Este miércoles, el día más caliente de las internas, Kulfas pasó casi toda la jornada en Balcarce 50 y se fue recién a las 23. A lo largo de las últimas horas, recibió respaldos masivos del sector pyme industrial, con notas que van desde la CGERA, pasando por los textiles de Pro Tejer y la Federación de Industriales de Santa Fe (FISFE). Incluso hubo extrema prudencia de la UIA senior y de su titular, Daniel Funes de Rioja, que pidió cautela con declaraciones de los propios. Naturalmente, la historia está en desarollo y nadie se anima a avizorar su propio futuro cuando aún la crisis interna está viva.

    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias

    spot_img
    spot_img
    spot_img