35 C
Posadas
lunes, 24 enero, 2022
+SECCIONES

    Elecciones en Chile: Gabriel Boric, el exlíder estudiantil que quiere terminar con el neoliberalismo

    Destacadas

    Forjado en las luchas estudiantiles y devenido luego en diputado, el izquierdista Gabriel Boric es con solo 35 años el candidato más joven de todos los aspirantes a la presidencia de Chile y el que mejor encarna el cambio generacional demandado en las masivas protestas de 2019. Ecologista, feminista y crítico acérrimo del modelo neoliberal instalado durante la dictadura militar (1973-1990) y consolidado luego en la transición, es también quien posiblemente ofrece la agenda más profunda de cambios.

    Boric nació el 11 de febrero de 1986 en Punta Arenas, la ciudad continental más austral de Chile, donde realizó estudios primarios y secundarios en el British School. En 2004 ingresó a estudiar la carrera de Derecho en la Universidad de Chile. Durante ese periodo universitario fue profesor ayudante de las cátedras de Teoría de la Justicia, Historia Institucional de Chile y Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

    Su vínculo con el mundo político se inició en esa casa de estudios, donde ingresó al colectivo Izquierda Autónoma. En 2008 fue electo consejero de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech) y en 2010 fue presidente del Centro de Estudiantes de Derecho de esa misma casa de estudios.

    En 2011, los tres máximos referentes de la rebelión estudiantil de 2006 (Camila Vallejo, Giorgio Jackson y Boric) decidieron ir como candidatos a diputados, los dos primeros por la coalición Nueva Mayoría, liderada por la expresidenta Michelle Bachellet, y Boric por fuera, como militante de Izquierda Autónoma. En su labor como legislador siempre buscó sintonizar con Jackson y Vallejo y luego con la joven comunista Karol Cariola, impulsando en el hemiciclo propuestas disruptivas del status quo.

    En 2016 Boric fundó el Movimiento Autonomista, con el objetivo de configurar una renovación de la izquierda doctrinaria chilena y acelerar el surgimiento de una alternativa por fuera de las dos coaliciones que hegemonizaban el sistema político y gobernaron todo el período posdictadura.

    Para la primaria presidencial de este año compitió contra el favorito Daniel Jadue, quien rompió con facciones de la ex Nueva Mayoría que apoyó al segundo gobierno de Bachelet y se unió a sectores del Frente Amplio (FA) para conformar Apruebo Dignidad. Contra todos los pronósticos, Boric se impuso con más del 20 puntos porcentuales de diferencia y se convirtió en el candidato más votado de las primarias de todas las fuerzas.

    Su campaña política estuvo enfocada en la ampliación de derechos, la descentralización del país, el ambientalismo, el fin de la herencia institucional de la dictadura y el respeto a los pueblos originarios, muchos de los reclamos centrales del estallido social de 2019 y de la agenda actual de la Convención Constituyente. En julio pasado, el candidato de izquierda dejó bien claro su objetivo en caso de llegar a la presidencia: “Si Chile fue la cuna del neoliberalismo en Latinoamérica, también será su tumba”.

    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias