10.7 C
Posadas
jueves, 11 agosto, 2022
+SECCIONES
    spot_img

    Habló Mónica Rosalino la mamá del soldado que fue lastimado en una celebración de iniciación del Ejército Argentino en Apóstoles

    Destacadas

    spot_img

    Mónica Rosalino en la mamá de Michel Verón, el suboficial del Ejército que fue lastimado en una celebración de iniciación del Ejército Argentino en Apóstoles. La mujer, que por estas horas acompaña a su hijo que está internado y luchando por volver a caminar, relató lo poco que sabe sobre lo que sucedió en la tarde del viernes en el complejo en el que su hijo se reunió con sus compañeros de regimiento para celebrar su ascenso. Por el hecho, fue removida la cúpula del Ejército en el Regimiento de Apóstoles.

    “Lo único que me decía cuando lo vi ese viernes a la noche fue ‘me hicieron mierda má, me hicieron mierda. Mirá como estoy, no puedo caminar, no siento las piernas. Son unos hijos de putas, son unos hijos de puta’.”, contó la mujer en diálogo con el programa Acá te Lo contamos de Radioactiva 100.7. Así la mujer comenzó a relatar lo que fue el primer encuentro con su hijo, tras haber resultado lesionado en lo que debía ser una celebración, pero terminó siendo más parecido a una sesión de torturas.

    “Yo y él teníamos miedo de lo que podía pasar en esto. Tenía pensado llamarlo para inventar algo y traerlo por lo que podía pasar”, afirmó la mujer. Y agregó que “me veía venir esto, yo tenía mucho miedo de esto. Yo se como son las cosas ahí”. Rosalina además recordó lo sucedido hace pocas semanas atrás en Paso de los Libres, cuando en una celebración similar falleció un efectivo del Ejército.

    “En la famosa bienvenida les hacen de todo. Correr, saltar, ranear, no se todo lo que el soldado tiene que aguantar, todo”, relató Rosalina. “Ese es el dicho de ellos, el soldado todo lo tiene que aguantar”, resaltó.

    Sobre lo sucedido ese viernes Rosalina contó que su hijo, como “agasajado” fue el encargado de hacer el asado para todos los presentes, aunque se le prohibía comer. “Él hizo el asado y no lo pudo ni probar, ahí lo obligaban a tomar de todo, porque le dicen que el soldado aguanta. Lo hicieron tomar hasta el chimichurri, y al final lo hicieron tirar a la pileta. Ese es el rito que le hicieron cumplir”, explicó acongojada la madre del joven.

    La mujer asegura que ella y su hijo sabían que ese viernes él sería maltratado. Según relató ella no se enteró de esto por su propio hijo, si no por otros padres que frecuentemente cuentan las cosas por las que sus hijos debieron pasar, pero que ninguno denuncia por ser parte de las “tradiciones” de la Fuerza. “Ellos nunca cuentan, pero por los otros padres sabemos lo que hacen siempre”, afirmó Rosalina.

    Por ello, ahora y ante la situación que atraviesa su hijo, la mujer espera que el joven “cuente todo como fue, pero por ahora solo nos dice que son unos hijos de puta que le hicieron esto”.

    Sobre el avance de las investigaciones, Rosalina afirmó encontrarse “conformes con como se avanza, porque esto no puede quedar así. Es muy fuerte lo que le pasó a mi hijo. Podría haber muerto en el acto cuando cayó a la pileta casi sin agua”. Y agregó “espero que esto nunca más pase. Hoy podríamos estar lamentando la muerte de mi hijo, como esa familia de Río Cuarto. Por eso tenía mucho miedo”.

    Michel llegó desde Buenos Aires la semana pasada, donde estaba estudiando para conseguir su ascenso. Terminó de rendir a principios de julio y volvió a Apóstoles donde está destinado desde hace 7 años. Este lunes debía empezar sus vacaciones. A esta espera ver la evolución de una compleja operación que le realizaron el fin de semana, para saber si podrá volver a caminar.

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias