35.7 C
Posadas
martes, 6 diciembre, 2022
+SECCIONES
    spot_img

    Impuesto a la Renta Inesperada: las claves del proyecto que anunciarán Alberto Fernández y Martín Guzmán

    Destacadas

    spot_img

    El presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, encabezarán este lunes la presentación del proyecto de “Renta Inesperada”, que buscará incrementar la recaudación a partir de una modificación en el Impuesto a las Ganancias para aquellas empresas que hayan tenido ganancias extraordinarias –por encima de los 1.000 millones de pesos– como consecuencia del aumento de los precios internacionales derivados de la guerra entre Rusia y Ucrania.

    El proyecto de ley que será presentado a las 17 en el Museo del Bicentenario deberá superar el debate en el Congreso, donde funcionará como una amalgama de la coalición de gobierno y tendrá en Juntos por el Cambio y la bancada ultraliberal una fuerte resistencia. La Asociación Empresaria Argentina (AEA)  y la Unión Industrial Argentina ya expresaron su preocupación por la iniciativa que fue anticipada en abril por el ministro Guzmán.

    A pesar del posicionamiento del empresariado y la oposición de derecha, la medida recibió la aprobación por parte de funcionarios del FMI y decisiones similares fueron puestas en práctica en Gran Bretaña, Italia y España.

    ¿Cuáles son las claves que anticipó el Ministerio de Economía hasta el momento?

    • Se tratara de una alícuota enfocada en las empresas con ganancias netas imponibles altas superiores a los 1.000 millones de pesos.
    • En 2021, abarcó solo al 3,2% de las empresas.
    • Los criterios para la imposición de la alícuota incluyen que la ganancia neta imponible real haya crecido en forma significativa en 2022 respecto a 2021.
    • Por el efecto en la suba de los precios internacionales que tuvo la guerra entre Rusia y Ucrania, los sectores alcanzados serían el agronegocio, el petróleo y la minería. En el caso del agro, en particular, la zona núcleo pampeana.
    • Se incluirá un parámetro para que si la renta inesperada se canaliza hacia la reinversión productiva, la alícuota sea menor.
    • El objetivo de la iniciativa es no recaer sobre las personas humanas, ni afectará a los trabajadores, ni a las inversiones ni a la rentabilidad.

    “Estamos frente a un shock sin precedentes desde el punto de vista de la combinación de la pandemia y las medidas para lidiar con eso y la guerra en Ucrania. Como sociedad, debemos construir una solución y esa es la convocatoria que hace el Gobierno nacional”, dijo el ministro Guzmán, cuando anticipó la presentación de la norma en abril.

    La postura de la oposición y las empresas

    Luego de que el ministro de Economía anticipara la evaluación de un impuesto a la “Renta Inesperada”, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dijo que “Argentina no soporta un impuesto más a la producción”. Y el diputado Diego Santilli anticipó una posición en esa línea.

    Por su parte, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, anticipó un “fracasado esperado” y tildó la medida como “expropiatoria”. En tanto, el ultraliberal Javier Milei habló que el impuesto extraordinario a las empresas con ganancias de más de 1.000 millones va a “empobrecer más a los argentinos”.

    También levantaron la voz desde los sectores favorecidos por el incremento de los precios internacionales. La Junta Directiva UIA emitió un comunicado advirtiendo su “preocupación por la posible creación de una alícuota adicional dirigida a empresas de todo el país”, mientras que la Asociación Empresaria Argentina (AEA) “la creación de nuevos impuestos -como el recientemente anunciado ‘impuesto a la renta inesperada’- va en la dirección opuesta” a la inversión y creación de empleo, a pesar de que el Gobierno buscará diferenciar el cobro para quienes inviertan en el país.

    Un impuesto avalado por el FMI y aplicado en mundo

    “Al igual que debe hacerse y a veces se hace después de las guerras, donde también mientras unas empresas luchan por sobrevivir otras se vuelven más boyantes que nunca, los gobernantes pueden hacer que estas últimas compensen a las primeras con un impuesto adicional y temporal”, sostuvo el economista del FMI Jean-Marc Natal, al presentar un informe técnico del organismo a mediados de abril.

    “El principio general de las finanzas públicas es que debes encontrar dónde están los recursos e intentar compensar a quienes más sufren”, ratificó Natal. Esa es la política que decidió aplicar Gran Bretaña, Italia y España frente el incremento de los costos de la energía para compensar el pago de las tarifas domiciliarias, que en la Argentina se incrementarán en los próximas meses.

    El gobierno del Reino Unido, a cargo de Boris Johnson, anunció a fines de mayo un “impuesto a las ganancias inesperadas (windfall tax)” para los productoras de petróleo y gas. Según el ente regulador de la energía británico, el impacto de la guerra en los precios llevará la factura domiciliaria de 800 libras y 2.800 libras (unos 3500 dólares) anuales promedio en octubre.

    En tanto, Italia dispuso que las compañías de energía paguen un impuesto único del 25% para compensar el aumento del servicio. Un 10% del pago fue ordenado para fines de este mes y el resto deberá ejecutarse antes de noviembre. Por su parte, España ya tenía en ejecución un impuesto para las ganancias extraordinarias por el contexto de la pandemia de Covid-19 y la guerra, y el gobierno de Pedro Sánchez planteó busca reforzarlo haciendo foco en las empresas energéticas.

    “España fue uno de los primeros países que intervino el tema de los beneficios caídos del cielo. No sé por qué se puede intervenir el sector financiero y no el energético”, señaló Sánchez recientemente durante el Foro de Davos.

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias