18 C
Posadas
jueves, 13 junio, 2024
+SECCIONES

    Indec: cuatro de cada diez argentinos son pobres

    Destacadas

    spot_img

    El comienzo de la veda electoral para anuncios de gobierno que puedan incidir en los resultados de las elecciones generales coincidió con la publicación de un dato que incomoda al oficialismo: pobreza e indigencia. Son 18,6 millones de argentinos y argentinas que no alcanzaron a adquirir la canasta de productos básicos que determina la linea de pobreza durante el primer semestre del año. La cifra perforó el techo de 40 por ciento que solo había sido superado en 2020, durante la pandemia. Por la aceleración de la inflación de los alimentos, la indigencia creció más en términos relativos, y alcanzó al 9,3 por ciento de las y los argentinos. Las estadísticas no incorporan el salto de 15 por ciento en el precio de los alimentos que se produjo tras la devaluación del tipo de cambio oficial post PASO.

    “Es cierto que generamos empleo, pero también es cierto que el salario no alcanza. Es cierto que construimos Estado, pero también es cierto que no nos alcanzó para derrotar la pobreza”, admitió el ministro-candidato Sergio Massa minutos después de que se conociera el dato de pobreza durante un acto que compartió con Axel Kicillof en la localidad de Ensenada, Provincia de Buenos Aires. El ministro de Economía sabía que la publicación de la cifra de Indec lo iba agarrar en el escenario, y resolvió que la primera reacción oficial del índice sea en tono autocrítico. Casi en simultáneo, Javier Milei y Patricia Bullrich lo enfrentaron en redes sociales.

    En números

    En el primer semestre del año la pobreza alcanzó al 40,1 por ciento de los y las argentinas, lo que implica un salto de casi un punto frente a la medición de fines de 2022 (39,2 por ciento) y de 3,6 puntos en relación con el mismo período del año pasado. La indigencia alcanzó al 9,3 por ciento y creció más de un punto con respecto al 8,1 por ciento de diciembre del año pasado. Son 18,6 millones de personas que no cuentan con los ingresos suficientes para adquirir una canasta básica total, y 4,3 millones a los que no les alcanza para comer.

    El índice no tomó por sorpresa a analistas, que pronosticaban una suba en los niveles de pobreza producto de la mayor inflación, y particularmente de los más pobres entre los pobres, por la suba del rubro de los alimentos por encima del nivel general de precios mes a mes. “Los pobres no indigentes presentan un leve descenso y los pobres indigentes muestran un incremento mayor en términos relativos, lo que da como resultado, en conjunto, un aumento de la pobreza”, especificó el Indec.

    Al igual que cada semestre, el panorama se vuelve más preocupante al desagregar el indicador por edades. La pobreza impacta más en los niños: más de la mitad, el 56,2 por ciento, de los niños y niñas menores de 14 años son pobres. En la población de 65 años y más, en cambio, el 13,2 por ciento se ubicó bajo la linea de pobreza.

    A nivel regional se observó un aumento de la pobreza en tres regiones y una reducción en otras tres. La indigencia, en cambio, aumentó en todas las regiones. Las mayores incidencias de la pobreza en personas se observaron en el noreste (42 por ciento) y Gran Buenos Aires, que abarca a la Ciudad de Buenos Aires y a los partidos del Conurbano bonaerense, (41,4 por ciento). Las menores, por su parte, se registraron en las regiones patagonia (33,2 por ciento) y pampeana (36,8 por ciento). La indigencia alcanzó al 10,4 por ciento de la población en el GBA y creció casi dos puntos respecto a la medición anterior.

    Inlfación y empleo precario

    La dinámica histórica local muestra que la pobreza e indigencia crecen al ritmo de las devaluaciones, la inflación alta, el desempleo, la caída del PIB, y los períodos de ausencia de implementación de políticas públicas para garantizar los derechos sociales básicos. Los números lo confirman: si bien los datos del Indec comenzaron a publicarse en 1988, Agustín Salvia, el director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), asegura que los principales saltos de pobreza se dieron durante el plan de ajuste Rodrigazo (subió de 5 a 15 por ciento); luego de la hiperinflación de 1989 (12 a 40 por ciento); también durante el colapso de las políticas menemistas con la crisis de 2001(27 a 65 por ciento). En el último semestre del 2020, la crisis económica que desató la pandemia la pobreza saltó de 35,5 a 42,0 por ciento, y la indigencia de 8,0 a 10,5 por ciento.

    Ante la consulta sobre la causa de la pobreza en la actual crisis argentina, el investigador del Cedlas Leonardo Tornarelli repara que, a pesar de la situación de desequilibrio fiscal, comercial e inflación, “la crisis actual todavía no es de esa envergadura”, y atribuye como razón principal de la pobreza y la indigencia en Argentina a la inflación. “La característica particular del proceso que se está dando este último año y medio, es que no sólo hay una inflación alta y creciente, sino que en el caso de la pobreza y la indigencia, las canastas de pobreza e indigencia aumentan a una velocidad aún mayor que la general. Entonces los trabajadores registrados pueden empatar el aumento de la inflación vía paritarias, pero igual pierden contra las canastas”.

    “Las causas de la pobreza son más bien estructurales y no coyunturales”, complementa el investigador del Conicet Gonzalo Asussa, “esta es una crisis que no tiene la particularidad de haber disparado el desempleo, pero sí hay una situación estructural de déficit en la generación de empleo formal en el sector privado hace varios años. Y tanto en Argentina como en toda la región la informalidad ha sido una correa de transmisión constante y estructural de transmisión de la pobreza y reproducción de la desigualdad”.

    Lo que viene

    La foto que publicó el Indec retrata el primer semestre del año cuando, aunque con inflación acelerada, todavía no había calado la incertidumbre electoral, ni la devaluación del tipo de cambio oficial post PASO. Los analistas coinciden en que el dato empeoró y puede llegar a superar los puntos máximos de la serie, que fueron durante la pandemia.

    “Mi impresión es que ese dato, que vamos a poder estimar en diciembre con precisión, va a dar un salto importante. La inflación de julio y agosto, con las canastas alimentarias creciendo por encima de la inflación general, indican que la pobreza va a subir fuerte, al menos dos o tres puntos más. La pobreza podría llegar a estar por encima del pico que tocó durante la pandemia”, asegura en diálogo con PáginaI12 Tornarolli.

    “El proceso de aumento de la pobreza va a continuar a pesar incluso de que las medidas que ha tomado el gobierno para compensar un aumento desmedido de precios producto de la devaluación”, complementa Salvia, “pero no resuelven el problema de la pobreza”.

    “No se trata tanto de si son 40, 45 o 47”, retruca Asussa, “sino más bien de una dinámica que se viene sosteniendo hace varios años de apropiación cada vez más concentrada y pérdida de herramientas públicas para intervenir en esta concentración. No se puede resolver el problema de la pobreza sin tocar los ingresos concentrados, porque la pobreza no se produce de manera aislada, la pobreza y la riqueza se producen al mismo tiempo y el mercado tiene una dinámica que tiende a la concentración y a no atender necesidades que no están avaladas por ingresos económicos.

    Fuente: Pagina 12

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias