23 C
Posadas
sábado, 24 julio, 2021
+SECCIONES

    Investigan el ataque al helicóptero en el que viajaba el presidente de Colombia Iván Duque

    El mandatario viajaba junto a dos de sus ministros y dos autoridades regionales del departamento Norte de Santander cuando el helicóptero recibió entre tres y seis disparos.

    Destacadas

    El gobierno colombiano ofreció este sábado cerca de 800 mil dólares de recompensa para quien suministre información sobre los responsables del ataque al helicóptero en el que viajaba el presidente Iván Duque y dos de sus ministros y el gobernador del departamento Norte de Santander, en el que todos los tripulantes salieron ilesos.

    “Se ofrece una recompensa de hasta 3.000 millones de pesos para aquella persona (…) que permita dar con los responsables de este atentado terrorista”, dijo el ministro de Defensa, Diego Molano, a los medios en un video transmitido desde la ciudad de Cúcuta, en Norte de Santander. “Convocamos a la unión de los colombianos con la Fuerza Pública para derrotar juntos el terrorismo”, escribió el funcionario que también se encontraba en el helicóptero atacado.

    Las autoridades colombianas continúan la búsqueda de los autores del atentado y comienzan a surgir dudas sobre si hubo fallas en la seguridad del mandatario. El director general de la policía, el general Jorge Vargas, precisó que los disparos se dieron desde un barrio de esa misma urbe, cercano al aeropuerto de donde despegó la aeronave presidencial.

    “Se desplegó un equipo de búsqueda sobre ese sector y fueron encontrados dos fusiles (…) con marca de las fuerzas armadas de Venezuela” afirmó Vargas sobre las armas: un AK-47 cuyo número de registro está bajo investigación y otro fusil tipo FAL calibre 7,52. El helicóptero en el que viajaban Duque y sus ministros es un Black Hawk blindado que pese al ataque logró un aterrizaje normal.

    El presidente colombiano, Iván Duque viajaba junto a Molano y el ministro de Interior, Daniel Palacios, el gobernador de Norte de Santander, Silvano Serrano, y el alcalde de Cúcuta, Jairo Yáñez. La comitiva regresaba de un encuentro con autoridades regionales en Sardinata y se dirigían a Cúcuta. “Es un atentado cobarde donde se ven impactos de bala a la aeronave presidencial”, dijo el mandatario en un mensaje enviado a través de los canales oficiales. Las imágenes divulgadas por la presidencia muestran varios impactos de bala en la cola y la hélice principal de la aeronave. Ninguno de los ocupantes sufrió heridas. “El Estado es fuerte, Colombia es fuerte. El Estado hace presencia en todos lados”, agregó Duque, que dijo que dio “instrucciones muy claras de ir detrás de quienes dispararon” contra el helicóptero.

    Por su parte, Palacios, explicó que el gobierno de Duque convocó a un Consejo de Seguridad en Cúcuta para analizar la situación. “El orden público se mantendrá, la seguridad ciudadana se protegerá y el Gobierno seguirá con su compromiso de dar tranquilidad a todos. El presidente representa la unidad de la Nación y un atentado en su contra es un atentado a la democracia y a las instituciones”, escribió el ministro en su cuenta de Twitter.

    El ataque al avión presidencial fue ampliamente condenado por los países de la región como Argentina, Ecuador, Paraguay y Chile que expresaron su repudio a través de sus cancillerías. A su vez, el alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, repudió el “cobarde ataque” contra el presidente colombiano y las autoridades que viajaban junto a él. Desde el departamento de Estado norteamericano condenaron el atentado y felicitaron a los pilotos que lograron un aterrizaje seguro.

    La comitiva que viajaba junto al mandatario colombiano había salido del municipio de Sardinata y fue atacado cuando se dirigía hacia la ciudad de Cúcuta cerca de la frontera con Venezuela. El pasado 15 de junio un coche bomba explotó en la Brigada 30 del Ejército de Colombia, y dejó un saldo de 36 heridos. El Gobierno de Duque, que sí apuntó al Ejército de Liberación Nacional (ELN) como autor del atentado contra la brigada militar, según las sospechas del ministro de Defensa, Diego Molano, aún no dio ningún nombre o apuntó de forma indirecta a alguien sobre el episodio de este viernes. Se trata del primer atentado contra un presidente colombiano en casi dos décadas. En febrero de 2003 una carga explosiva de 20 kilos oculta en una vivienda aledaña al aeropuerto de la ciudad de Neiva (suroeste) fue detonada previo al aterrizaje del entonces presidente Álvaro Uribe, padrino político de Duque.

    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias

    spot_img
    spot_img
    spot_img