8.5 C
Posadas
lunes, 20 mayo, 2024
+SECCIONES

    Medidas urgentes para contener los aumentos

    "El compromiso es proteger el consumo, hacerlo cumplir es una decisión política", se planteó en el encuentro, que definió nuevas normas de comercialización y reclamó mayor responsabilidad del sector empresario.

    Destacadas

    spot_img

    El golpe inflacionario de marzo, que es un golpe en realidad extendido a lo largo de todo el primer trimestre, alertó al equipo económico sobre la necesidad de tomar otro tipo de medidas para poner en caja los precios, que en el caso de algunos rubros parecieran totalmente desbordados. Las conclusiones a las que arribó este jueves el gabinete económico –en una reunión de la que participó también, vía zoom, el ministro de Economía, Martín Guzmán, desde España– es que necesitará dar respuestas de forma urgente. “Si no se logran acuerdos, se profundizarán los controles”, advirtió uno de los integrantes del gabinete. “Hay sectores empresarios cuyo comportamiento no se corresponde con el marco de la recuperación económica, y si la recuperación no es equitativa, no sirve: nuestro compromiso es con una recuperación plena, de la actividad económica pero también de los salarios reales, porque esa es la base para que sea sostenible”. No es lo que está sucediendo, y una serie de medidas que se adoptaron este jueves, muchas con un fuerte contenido regulatorio, busca redireccionar la economía en ese sentido.

    En su análisis, el equipo económico intentó quitarle dramatismo a la evolución de los índices de precios, que a nivel minorista acumularon un alza del 13% en el primer trimestre. “Dos puntos por arriba de lo que teníamos proyectado, aunque sabíamos que en este primer trimestre se acumulaban aumentos que después, en el resto del año, se iban a moderar”, señaló un integrante del gabinete económico. El aumento en exceso fue adjudicado, en parte, al fuerte impulso que tuvieron las materias primas a nivel internacional, principalmente las agropecuarias, que tuvo repercusión sobre los precios de mostrador.

    “Podrán decir que esto afectó a todo el mundo, pero que en Argentina tiene efectos inflacionarios que en el resto de los países no. Y es cierto. El problema está en que nosotros tenemos menos libertad para adoptar medidas cambiarias compensatorias, como podría ser bajar el precio del dólar o sumar más retenciones a la exportación, porque nos genera otros problemas y tampoco es seguro que evite los aumentos de precios internos”, se sinceró uno de los integrantes del elenco oficial.

    Entre esos factores internos que afectan la estabilidad está, indudablemente, el comportamiento de las empresas dominantes, tanto en la industria como en la comercialización: los verdaderos formadores de precios. “Vamos a insistir con buscar acuerdos para frenar los aumentos. Pero hay que tener en cuenta que asumimos un compromiso para ofrecer un marco de equilibrio macroeconómico y lo estamos cumpliendo. Le pedimos a los sindicatos que adecuaran su demanda salarial a una pauta de inflación del año y aceptaran recuperar solamente dos o tres puntos sobre esa pauta y están cumpliendo. El problema está al otro lado de la mesa, con comportamientos empresarios abusivos en precios y con algunas trampas en la comercialización que estamos denunciando. Si no se logra corregir esto por acuerdos, se profundizarán los controles y la aplicación de las leyes de protección al consumidor. Es el compromiso que asumió este gobierno ante la gente y es una decisión política hacerlo cumplir”, definió, tajante, un integrante clave del Ejecutivo.

    La carne

    “Los organismos de control detectaron que algunas alzas de precios tuvieron lugar en forma concomitante a prácticas ilegales de subfacturación de exportaciones y posible evasión fiscal”, expresa un comunicado emitido por la Jefatura de Gabinete. Se refiere a operaciones de exportaciones de carnes realizadas, en algunos casos, por sociedades anónimas simplificadas (las SAS), cuya creación habilitó el macrismo como un modo de “facilitar” el ejercicio de la actividad privada relajando los controles. Las consecuencias están a la vista: un monotributistas inscribía una SAS sin demasiados requisitos, se registraba como exportador con similar facilidad, realizaba una operación de exportación de carne a China o a cualquier otro destino, pero no liquidaba las divisas que resultaban de la operación.

    Cuando se intentó verificar el origen de la irregularidad, el resultado, en algunos casos, fue que la sociedad había desaparecido.

    Hubo otros casos de subfacturación (declaraban haber exportado por un valor inferior al real, para ingresar al país “en negro” la diferencia en divisas, o fugarla) y otras formas  de evasión fiscal y cambiaria que se están investigando. Este tipo de conductas, se explicó en la reunión de ministros, terminó agregando presión sobre el mercado de carnes, porque hacía más tentador el negocio de vender al exterior.

    A partir de ahora se restablecerán una serie de requisitos para la exportación, se abre un nuevo registro de exportadores y se actualizarán los precios de referencia en las exportaciones de carnes para tratar de combatir la subfacturación.

    También se dispondrán medidas que modifiquen el esquema de funcionamiento de la comercialización interna de carnes vacunas, estableciendo la obligación del “troceo”. Es decir, su venta mayorista en partes no mayores a 30 kilogramos en vez de llegar a la carnicería con la “media res”. El troceo será obligatorio en todo el país a partir del próximo 1° de enero.

    Al tiempo que se anunciaba el acuerdo con la Asociación de Exportadores de Carnes para extender hasta fin de mes las rebajas en ocho cortes, en las mismas condiciones vigentes hasta este jueves 15, el gobierno informó que se firmarán nuevos acuerdos de abastecimiento a precios accesibles, buscando ampliar la cobertura territorial y la disponibilidad hasta fin de año.

    Nuevos mercados

    – Se lanzará el Programa Mercado Federal Móvil, que comenzará en el Gran Buenos Aires para extenderse luego a otras áreas del país. En una primera etapa, contemplando la pandemia y para evitar aglomeraciones, se ofrecerá un bolsón de frutas y verduras a precios mayoristas, de cinco a seis kilogramos, a valores entre 120 y 250 pesos. También se habilitará un espacio en la zona de Parque Patricios (en la actual estación Buenos Aires), donde se ofrecerán productos frescos a precios mayoristas similares a los del Mercado Central. Podría estar en funcionamiento en 120 días.

    – Se negocia con empresas alimenticias una nueva canasta de productos a precios accesibles, de cumplimiento obligatorio en todo el país.

    – Se implementará un sistema móvil de comercialización de carnes a precios accesibles, comenzando en el Gran Buenos Aires

    – Puesta en marcha del Programa Pymes en Góndolas

    – Acuerdo con fabricantes y cadenas de comercialización de productos de electrónica y electrodomésticos, para mantener fijos los precios hasta fines de octubre.

    – Acuerdo con proveedores de insumos industriales de uso difundido y de la construcción, para mantener el precio vigente hasta fin de año (con revisión trimestral).

    – Financiamiento a pymes, cooperativas y agricultores familiares para aumentar y mejorar la producción de alimentos frescos.

    Monitoreo y fiscalización

    – La secretaría de Comercio Interior incorporará 500 nuevos fiscalizadores a las tareas de control de abastecimiento.

    – Se pone en funcionamiento el SIPRE, para monitorear la evolución de precios y abastecimiento de mercados.

    – Control de rotulados para tratar de evitar actitudes engañosas en la presentación de productos.

    – Se pone en marcha el Observatorio de Precios, integrado por representantes de distintos ministerios y asociaciones de consumidores.

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias