3.7 C
Posadas
viernes, 19 agosto, 2022
+SECCIONES
    spot_img

    Mercosur y mucho más que 30 años para conmemorar

    Destacadas

    spot_img

    El 26 de marzo próximo se cumplirán 30 años desde que Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay firmaron el Tratado de Asunción dando de esa manera comienzo formal al proceso de integración más ambicioso que haya tenido la región en toda su historia, el MERCOSUR. 

    Decir 30 años muchas veces pasa desapercibido en el transcurrir sin sentido del tiempo, sin embargo para graficar cuanto ha pasado imaginemos solo un instante como era la Argentina de 1991.

     Luego de la que se decrete la Ley de Convertibilidad la inflación bajó más de 30 puntos generando una gran euforia en la sociedad (que aún no sabía de las consecuencias); la selección Argentina de fútbol de la mano de la dirección técnica de “Coco” Basile y los goles de Batistuta, se consagraba campeón de América en Chile; en las discos la gente bailaba “Violeta” de Alcídes y “Amigos son los Amigos” reunía a toda la familia en frente del televisor. 

    Como se mencionó anteriormente, este proceso en sus orígenes fue una verdadera novedad, no tanto por sus objetivos que eran en si ambiciosos, sino más bien por la idea fundacional de que los países que integran el Cono Sur puedan de una vez por todas trabajar de manera mancomunada y dejar de verse como enemigos, especialmente Argentina y Brasil, para pensarse como aliados necesarios. 

    Los más utópicos, sin pensar en los atenuantes, aseguran que el Mercosur debe tomar como ejemplo a la Unión Europea. Imaginan una moneda común, un pasaporte único, fronteras abiertas, Constitución propia y otros ítems que al organismo europeo tantas décadas costó lograr. Claro está que quienes se paran en esa vereda les no mencionan las asimetrías económicas entre los miembros o lo aún novel de nuestras democracias.

     Por otro lado, para los más puristas, el Mercosur se debe hacer fuerte en sus bases y fundamentos y concentrarse única y meramente en fortalecer al Bloque como un Mercado Común, que según la conveniencia de los propios Estados, fluctúa entre la fortaleza de la negociación en conjunto y los acuerdos bilaterales de libre comercio. Quienes están de este lado de la calle obvian muchas veces el hecho de que quienes conforman el Mercosur no toman al Organismo como una política de Estado sino como algo que puede modificarse en cada cambio de gobierno local.

     Sin embargo y aunque duela admitirlo, hoy el Mercosur no es ni una cosa ni la otra. Lejos estamos de convertirnos en un Organismo que trabaje además de los aspectos comerciales, cuestiones sociales, culturales o económicas de bases. También, aunque nos hayan querido vender un acuerdo con la UE que lejos está de concretarse, tampoco avanzamos en tratados de importancia relativa.

     Sin embargo no todo debe verse negativamente. El hecho de que el Mercosur esté cumpliendo 30 años no solamente puede, sino también debe celebrarse. En una región convulsionada como la nuestra, que transcurrió sus apenas dos siglos independientes en medio de revoluciones, crisis y golpes de Estado, el hecho de que un Organismo Internacional conformado por Estados Soberanos esté cumpliendo ya 3 décadas no es poca cosa. 

    Con sus esperables altibajos, el intercambio comercial entre los integrantes es hoy mucho mayor que hace 30 años y a pesar de las diferencias ideológicas entre gobiernos, los conceptos de democracia y soberanía son incuestionables, son algunos de los aspectos que nos llevan a pesar de que el futuro que depara al Mercosur está lleno de oportunidades. 

    Uno de los puntos que es necesario apuntalar para fortalecer el proceso de integración, sin dudas es el Parlasur. El órgano legislativo se mantuvo y aún se mantiene vivo gracias a la labor incansable de sus integrantes quienes a pesar de recibir constantemente intentos desestabilizadores de los gobiernos neoliberales de la región no dejaron nunca de representar a sus pueblos.

    Por citar algunos casos, el gobierno que estuvo a cargo de Argentina en el periodo 2015-2019, encabezado por Mauricio Macri, en una maniobra anticonstitucional anuló las elecciones a parlamentarios que debían realizarse al final de su mandato. Yendo en el mismo sentido Paraguay recientemente completó el ciclo legislativo para que, a partir del 2023, los parlamentarios sean escogidos de manera indirecta, es decir entre diputados y senadores, anulando la posibilidad de que sean los propios ciudadanos quienes escojan a quienes los representarán en el órgano legislativo regional. De esta manera Paraguay se suma a las decisiones de los gobiernos conservadores y de derecha de Uruguay y Brasil de privar a la ciudadanía de tan importante acto eleccionario.

    Sin embargo a la espera de nuevos aires de integración que se avizoran en el horizonte, con la posibilidad de que nuevos gobiernos con mirada más social y regional accedan a los gobiernos del Mercosur, el Parlasur continúa trabajando incansablemente para ser la voz de aquellos a los que sus propios gobernantes muchas veces quieren callar con decisiones como las mencionadas anteriormente,

    Como comenzamos diciendo, el tiempo muchas veces no significa nada y menos en aspectos políticos y económicos. Como en este caso, 30 años puede ser mucho tiempo para quienes esperan soluciones mágicas o puede ser apenas un suspiro para quienes sueñan con un mundo mejor.

     José Adrián González

    José Adrián González.

    Lic. En Relaciones Internacionales.

    Esp. En Historia Política de América Latina.

    Esp. En Docencia Universitaria.

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias