3.7 C
Posadas
viernes, 19 agosto, 2022
+SECCIONES
    spot_img

    No fue una noche más el 24 de marzo de 1976

    Destacadas

    spot_img

    La educación se caracteriza entre sus aspectos más relevantes por la transmisión de la cultura, en esa transmisión está recordar fechas patrias. En el caso específico de la enseñanza del pasado reciente argentino, la memoria representa una dimensión privilegiada para esta transmisión cultural, muchos de nosotros estábamos vivos. Hacer memoria no es un rito y nadie se debe apropiar la memoria de un pueblo, ni gobierno ni persona alguna.

    En la historia de los pueblos el pasado siempre se hace presente. Cuando estudiamos y aprendemos la historia de los argentinos rescatamos de nosotros un rol protagónico y rescatamos a los actores políticos, sociales, económicos, ect. Norma Morandini, ejemplo viviente de memoria y valoración de los Derechos Humanos dice que “los Derechos Humanos y la memoria son derechos democráticos, nos asisten a todos, no es patrimonio de un partido político o un sector que gobierna”. 

    No saber historia, no tener historia, es como mirarse en un charco luego de darle una patada, todo se ve en mil pedazos y si una imagen clara.

    El 24 de marzo es el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, esta denominación se decretó por ley en agosto de 2002. Cuatro años después se le dio el carácter de feriado nacional ¿raro un día para reflexionar?  Esta fecha es patrimonio de todos porque también es responsabilidad de todos cuidar la democracia. Soy de la idea de que hoy NO debe ser feriado, porque para mí el feriado debe ser el 10 de diciembre Día de los Derechos Humanos y es el día que asumió el Padre de Nuestra Democracia el Presidente Raúl Alfonsín.

    Algunas de las acciones realizadas por la Junta Militar, fueron:

    • Suprimir los derechos y garantías constitucionales de todos los argentinos.
    • Suspender la actividad política.
    • Suspender los derechos de los trabajadores.
    • Disolver los partidos políticos.
    • Destituir a la Corte Suprema de Justicia.
    •  Quemar miles de libros y revistas considerados “peligrosos”.
    • Realizar toda clase de actos aberrantes y delitos de lesa humanidad como torturas en centros clandestinos de detención y muertes ejecutadas por miembros de las fuerzas armadas.
    • También la apropiación sistemática de niños, muchos de los cuales nacieron en los centros clandestinos y fueron inscriptos como hijos de los represores, otros fueron vendidos y muchos abandonados en institutos. Muchos hombres hoy en día no saben en qué condiciones nacieron por eso la Abuelas de Plaza de Mayo los buscan.

    Otro hecho aberrante sucedió en 1982 en que el gobierno militar emprendió la Guerra de Malvinas contra el Reino Unido. El plan planificado por el régimen militar para “auto legitimarse” se convirtió en un bumerang y aceleró su descomposición. Fueron a la guerra chicos entre 18 años y 26 en promedio.

    La derrota en Malvinas y la fuerte resistencia de los sectores populares obligó al gobierno militar a llamar a elecciones para el 30 de octubre de 1983, en las que triunfó el candidato de la Unión Cívica Radical, Raúl Alfonsín.

    ¿Cómo habilitar un espacio para reflexionar en torno a un acontecimiento histórico vinculado al horror y al terrorismo de Estado? ¿Cuál es el mejor modo de transmitir, que incluya no sólo el contenido del relato, que contenga los hechos, sino también el soporte en que ese relato se presenta? Esto sin duda se hace con una educación apoyada en los valores de la Democracia plena.

    Pasadas las tres de la mañana de la madrugada del 24 de marzo de 1976, la voz del teniente general Jorge Rafael Videla irrumpió por cadena nacional e irrumpió en la vida institucional, en las vidas, irrumpió y sembró terror.

    ¿Pero, qué es un golpe de estado? Doctrinalmente, es la toma del poder por la fuerza, y no mediante el voto popular como existe hoy en nuestro país.  Es la instauración de un régimen dictatorial, donde se suspenden los derechos y las garantías constitucionales. Durante la última dictadura militar, se instalaron casi 600 centros clandestinos de detención y exterminio de argentinos y extranjeros que no pensaban como ellos. Militantes políticos, gremialistas, estudiantes, dirigentes sociales, obreros, fueron arrancados de sus casas, de sus lugares de trabajo o estudio o en la vía pública por pensar diferente y luchar contra la injusticia. Fue un plan criminal, y ejecutada desde el propio Estado bajo los principios de la doctrina de la Seguridad Nacional.

    Recordar significa volver a pesar por el corazón las cosas buenas y malas que hemos vivido, aunque sea por medio de las voces de otros. Nuestra identidad está en permanente construcción.  La verdad debe ser el fin último deseable de todo país que merezca ser vivido, la memoria es la facultad por medio de la cual se retiene y se recuerda el pasado.

    Unámonos a ellas en su búsqueda, sólo la verdad y la memoria permiten hacer sitio a la justicia.

    Sigmund Freud, famoso psicoanalista, comenta en uno de sus libros, un diálogo entre un niño y su tía:

    Tía- dice el niño-, tengo miedo porque está oscuro.

    -¿De qué te serviría, ya que no puedes verme?- contesta la tía.

    -Eso no importa. Apenas alguien habla, se hace la luz.

    Por Daniela Leiva Seisdedos- Profesora de Historia. Ganadora de Seis premios UBA. Manuales de
    CDC Tinta Fresca-Alfaomega. Personalidad destacada de la Educación del HCD La Plata.

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias