14.7 C
Posadas
domingo, 19 mayo, 2024
+SECCIONES

    Nuevas amenazas contra Cristina Kirchner

    Destacadas

    spot_img

    “Mañana CFK vuelve a Buenos Aires. Mañana vuelve Revolución Federal”, escribió en la red social “X” (exTwitter) el domingo al mediodía Leonardo Sosa, uno de los procesados en la causa que investiga a esa organización de ultraderecha que durante 2022 agitó acciones de violencia política contra dirigentes y hasta aportó ideas para matar a la vicepresidenta. Ahora amenaza con reaparecer. A las 18.42, ya cerrada la votación, Sosa volvió a la carga: “Adonde es el búnker de Milei??? Es verdad que es en Juncal y Uruguay??”, provocó en alusión al lugar donde vivía Cristina Fernández de Kirchner y donde quisieron asesinarla. A raíz de estas expresiones la querella le pidió al juez Marcelo Martínez de Giorgi y al fiscal Gerardo Pollicita que secuestren su celular urgente, que pidan la geolocalización de sus dispositivos desde el primer día de este año, y que le vuelvan a tomar indagatoria por lo menos por el posible delito de amenazas.  También hizo una presentación Juan Grabois, querellante en este expediente, para que se preserve la cuenta de Sosa y se amplíe la imputación en su contra.

    Leonardo Sosa y Javier Milei

    La presentación de los abogados Marcos Aldazabal y José Manuel Ubeira hace referencia a la vinculación de Leonardo Sosa con La Libertad Avanza (LLA). No porque pertenecer a una fuerza política sea objetable o tenga en absoluto implicancia penal –plantean– sino porque en su caso parece haberle dado un nuevo ímpetu la expectativa de los resultados electorales y “se siente seguro para poder atacar impunemente a Cristina Fernández de Kirchner”. Al final del día, a las 23.08, con el resultado de Javier Milei en el segundo puesto pero dentro del ballotage, Sosa subió una nueva publicación que anunciaba lo que estaría dispuesto a hacer: “Dejaremos nuestra sangre en las calles con tal de llevar a Milei a la Casa Rosada”. La querella sostiene que estas expresiones violentas hablan de que podría estar “en riesgo la integridad” de CFK.

    Revolución Federal había dejado de actuar como tal, en las calles y plataformas, a partir del intento de magnicidio de la vicepresidenta, el 1 de septiembre del año pasado, momento en el cual además dejó de recibir millones de pesos del Grupo Caputo pagados supuestamente por un megatrabajo de carpintería en Neuquén de otro de los referentes Jonatan Morel. El 13 de octubre último Sosa publicó: “Revivió Revolución Federal”. Cinco días después, subió una foto desde el acto de cierre de campaña del candidato presidencial Javier Milei, con un mensaje que fue típico de esa organización en su momento de máximo despliegue: junto a una selfie puso “Cierre de Campaña de Milei, la estocada final, Cristina VAS A CORRER”.

    Los posteos de Sosa del domingo electoral tienen, según la querella, un mensaje “evidente”: “que cuando Fernández de Kirchner retorne a CABA, luego de viajar a Santa Cruz para votar, el grupo Revolución Federal estará esperándola para continuar con sus actos de terrorismo político”. Recuerda que antes del intento de asesinato “la consigna de este grupo había sido, explícitamente, acabar con el kirchnerismo como sea”. “Las alusiones a que iban a terminar con este movimiento, aunque implicara exiliar o matar a sus miembros eran expresas. En algunas marchas en las que se exponen estas consignas estuvieron quienes finalmente atentaron contra la vicepresidenta: Fernando André Sabag Montiel y Brenda Uliarte”, recuerda el escrito.

    El concepto de “terminar con el kirchnerismo”, fue parte del eje de la campaña presidencial de Patricia Bullrich (JxC), quien no repudió el atentado contra CFK cuyo exjefe de campaña, Gerardo Milman es foco de una pista clave por el intento de magnicidio que avanza con una parsimonia asombrosa. Después del escrutinio el domingo, cuando Milei salió ya en busca de votos retomó y asumió la consigna de Bullirch contra el kirchnerismo, que ambos ya fogoneaban antes del atentado.

    La presentación de Grabois resalta que en plenas elecciones Sosa “continúa utilizando sus redes sociales para intimidar a la población y amenazar directamente a la vicepresidenta”. “Revolución Federal no es simplemente una organización política que se dedica a difundir sus ideas en el marco de la convivencia democrática. Se ha demostrado que es una organización de ultraderecha financiada”, en alusión a Caputo  Hermanos. Grabois advirtió que las publicaciones de Sosa no pueden ser analizadas “en un contexto aislado y debe ser tenido en cuenta el contexto general de violencia política difundido por la organización Revolución Federal durante el año 2022 y que tuvo su punto cúlmine en el intento de homicidio a Cristina Fernández de Kirchner”

    Entramado

    La presentación de CFK repasa algunos hechos y vinculaciones claves.

    *En grupos de Revolución Federal “se había hablado de contratar un sicario para matar” a la vicepresidenta. Eso fue el 15 de agosto de 2022. Una integrante bajo el usuario “Dali Revolución” puso cuatro veces a disposición un arma 9 milímetros para “una actividad bala”. Esta última referencia apareció el 27 de agosto del año pasado, el día que Uliarte y Sabag Montiel tenían pensado el asesinato. Esa noche CFK habló en medio de la calle sobre una pequeña tarima a la militancia que iba a darle apoyo en medio del juicio conocido como “Vialidad”, pero Sabag Montiel le avisó a su novia que no estaban dadas las condiciones, que se estaba yendo la gente y ella se metía en el edificio.

    *El 25 de agosto, en una charla de Revolución Federal en la plataforma Twitter Spaces, Morel dijo cómo se podía cometer el asesinato de la vicepresidenta, mezclándose entre la militancia y poniéndose a cantar la marcha peronista. Dijo que no lo hacía él porque lo conocían. Fue el método que usó Sabag Montiel. “Soy compañero”, decía cuando lo atraparon dos militantes.

    *Brenda Uliarte, además de asistir a movilizaciones de Revolución Federal, “hablaba con una de sus integrantes, Brenda Lara Ortega, y tiene muchas personas en común con este grupo como Delfina Wagner (influencer, panelista y candidata a legisladora de LLA) y Hernán Carrol (de la agrupación Nueva Centro Derecha).

    *Sosa y Morel estuvieron el 22 de agosto en las inmediaciones de la casa de CFK para provocar, agitar violencia y generar disturbios contra la manifestación a favor de la vicepresidenta  en Juncal y Uruguay. Ese día el fiscal Diego Luciani pedía 12 años de cárcel e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos. “Seis días después (Sosa) estuvo en la casa de Ximena de Tezanos Pinto, vecina de arriba de Cristina Fernández de Kirchner. Desde ese lugar publicó mensajes amenazantes”, que luego se concretaron, remarca la querella.

    La querella de Grabois recordó que Brenda Uliarte hizo una presentación en la causa sobre el atentado, a cargo de María Eugenia Capuchetti, quien envió una parte a juicio oral, donde pidió ampliar su indagatoria pero anticipó algunas de las cosas que quería decir. Una involucraba a Milman en pagos para generar disturbios. La otra asociaba a Sabag Montiel con Revolución Federal. Dijo que el asesino fallido la llevó a vender copos de azúcar y que él tenía el vínculo con la organización. Grabois pidió ahora por segunda vez que la joven, presa en Ezeiza, sea citada en esta causa como testigo.

    Sosa, Morel y otros dos miembros de la organización –Gastón Guerra y Sabrina Basile– están procesados por incitación a la violencia por decisión de la Cámara Federal, que suavizó la imputación y les otorgó la libertad. De Tezanos Pinto es investigada, igual que los Caputo que le pagaron a Morel más de 14 millones de pesos.

    Los Caputo

    Un tramo del escrito de CFK dice que quiere  poner “en conocimiento del juzgado que un miembro de la familia Caputo sería el principal asesor de LLA”. “Se trata de Santiago Caputo. En la escribanía de su padre, Claudio Caputo, (quien falleció) está registrado el Grupo Caputo que financió a Revolución Federal hasta el momento  del atentado”. Santiago es sobrino del exministro de finanzas de Mauricio Macri, Luis “Toto” Caputo y sus hermanos, que manejan la empresa de grandes emprendimientos inmobiliarios que, llamativamente, contrató a la pequeña carpintería de Morel para un trabajo de equipar 60 departamentos que no tenía capacidad de hacer. “Esta es una nueva vinculación entre los Caputo y Revolución Federal ahora en el marco de LLA”, dice la querella y muestra otra publicación de Sosa, del 10 de octubre último que dice: “Caputo se suma a las Fuerzas del Cielo? Compro, un prócer si me preguntan”. El exministro había dicho, en alusión a la emisión de moneda: “pasamos de un ´ah, pero Macri a un ah, pero Milei´” Ninguno de los Caputo, ni Rossana, quien convocó a Morel, fueron citados a indagatoria en todo este tiempo.

    Fuente: Pagina 12

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias