23 C
Posadas
lunes, 15 abril, 2024
+SECCIONES

    Nuevas familias: dos amigas adoptaron a una niña en Neuquén

    Destacadas

    spot_img

    En 2016 María Cabrera tenía 32 años y una habitación disponible en su casa. Estaba de viaje en El Bolsón y le comentó a Guillermina Raselli, su amiga, que iba a inscribirse en Familias Solidarias, para recibir a una adolescente durante unos meses. Esa adolescente se convirtió en una nena de un año y esos tres meses se convirtieron en cuatro años.

    Alma nació y a los 4 meses de vida ingresó a un hogar. Su mamá no podía cuidarla, ni a ella ni a su hermana mayor que fue llevada con su tía. Así llegó a la casa de María.

    Guillermina cuenta que en El Bolsón dijeron que se iban a hacer cargo en un porcentaje de “75 y 25”, pero eso duró muy poco. Enseguida Alma pasó la mitad del tiempo en una casa y en la otra, y ambas se hicieron responsables de todos los gastos.

    Al principio estuvieron muy concentradas en todo el proceso de vinculación de Alma con su mamá.

    -Siempre tuvimos como mucha claridad en eso. Para nosotras era re importante su familia biológica, su historia. Lo primero que hicimos fue acompañar a esa mamá, empoderar a esa mamá. No desde el lugar de la crítica, sino desde el lugar de querer ayudar.

    Un día, en el trajín de los trámites, se encontraron en un pasillo con la tía que tenía a cargo a la hermana de Alma. Intercambiaron números de teléfonos y comenzaron a verse. Pronto conocieron a su mamá, que presenta un padecimiento psiquiátrico.

    Estaba nerviosa, como que quiso darnos explicaciones, pero bueno fue como: “no, no es necesario, nosotras estamos felices de acompañarla y de conocerte”.

    Ahí enhebraron una relación.

    -Festejamos el cumpleaños de la mamá en casa, a la hermana la invitábamos a dormir, empezamos a sostener el vínculo por fuera del sistema. Eso también sirvió para que la institución pudiera pensar esto: que hay otras formas posibles y que lo importante es la voz de los niños y las niñas.

    Familias Solidarias es un programa del ministerio de Desarrollo Social pensado para el alojamiento temporario de chicos y chicas que son separados de su núcleo de origen porque no pueden afrontar la crianza. También cuando existe maltrato e incluso abuso. La ley estipula que esta convivencia debe ser acotada, hasta tanto se resuelva la situación judicial: si hay condiciones para que regresen o si se inicia el proceso de adopción.Para anotarse no es necesario estar en pareja.

    Fuente https://www.rionegro.com.ar/

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias