31.7 C
Posadas
jueves, 1 diciembre, 2022
+SECCIONES
    spot_img

    Pelea por el Consejo se recalienta con dos “per saltum”

    Destacadas

    spot_img
    Contra reloj ante las inminentes elecciones de estamentos para la renovación del Consejo de la Magistratura, dos batallas simultáneas se libran con idénticas herramientas. En las últimas horas, ingresaron a la Corte Suprema dos pedidos por salto de instancia -o “per saltum”- que solicitan que sea el máximo Tribunal el que resuelva quién y cómo deben competir por las sillas de jueces y de académicos.

    Tal como había informado Ámbito, una de las más sonoras era la pulseada entre los jueces que se habían enfrentado por la candidatura de la Lista Celeste encabezada por Alberto Lugones. Contra el camarista había ido su par de la Cámara Comercial Eduardo Machín (de Compromiso Judicial) quien objetó que el juez de San Martín no tuviera una medida cautelar que considerase válida una reelección. La Junta Electoral de la Asociación de Magistrados le dio la razón, pero el tema escaló a la Justicia electoral, tal como había adelantado este diario y Lugones obtuvo un guiño de la jueza María Servini que consideró que la decisión de la Junta no era válida y lo devolvió a la competencia.

    Pero ahora, y cuando la Cámara Nacional Electoral se iba a integrar -hoy- con dos jueces de la Cámara Civil y Comercial Federal. Machín ingresó un escrito pidiendo que la Corte tome la resolución y salteando la instancia. La integración especial de la CNE se da por dos motivos: Daniel Bejas -su presidente- es apoderado de la misma Lista Celeste de Lugones, mientras que Alberto Dalla Vía se encuentra de licencia por viaje, lo que dejaba en soledad para definir a Santiago Corcuera. Necesitaba otros dos jueces que se iban a sortear dentro de ese fuero.

    Pero ahora, el movimiento de la lista Compromiso vuelve a subir la tensión porque esgrime que la posibilidad de que Lugones sea reelecto infringe uno de los artículos de la Ley y contraría el fallo de la Corte Suprema del 16 de diciembre pasado que reinstauró el formato de 20 miembros en el Consejo. Ese pedido ingresó a la Corte en la tarde del lunes. Es difícil predecir si el máximo tribunal atenderá la cuestión: no solo por la decisión de meterse en las elecciones del estamento, sino por las fechas y feriados que hay antes de que el 18 de octubre se lleven a cabo las elecciones entre los magistrados.

    Casi en idéntica situación pero con el agravante de que la votación será hoy mismo, entre los académicos por una segunda plaza para el estamento, Leandro Vergara insistió en impugnar que sea el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) el que defina mediante la votación de sus representantes cuál será la segunda nominación, de acuerdo a su reglamento. En un escrito de 29 carillas, insistieron en un amparo que había sido rechazado en primera instancia en el fuero Contencioso Administrativo Federal y que debía ser estudiado por la Cámara. Ante la premura y con el reloj corriendo apelaron al último recurso y le solicitaron a la Corte que estime que habría “gravedad institucional” y un gravamen imposible de reparar para que primero, tome el tema, y luego suspenda los plazos del cronograma electoral fijado por el CIN, de manera de suspender las elecciones hasta que se pronuncie sobre el fondo del asunto que es la metodología respecto a la cual se escoge el segundo candidato. Los demandantes aseguran que la vía constitucional es la de voto directo de cada uno de los profesores titulares y de fondo lo que se discute es la posición de poder de la UBA respecto de las otras universidades que integran el CIN, compuesto por todas las casas de estudios a nivel nacional. Forma parte de una pulseada donde buscan restarle poder de fuego al académico Diego Molea, el hombre fuerte en las decisiones que adopta el CIN y que en esta partida, además, juega fichas también en el estamento de los abogados con lista propia.

    La Corte no tiene ninguna obligación de contestar los pedidos antes de la fecha electoral y tampoco registra demasiados antecedentes de tomar los saltos de instancia, a excepción del caso Bruglia-Bertuzzi donde sí decidió tomar el caso. De otra forma, los reclamos quedarán sin respuesta y podrían tener que seguir el camino procedimental de las Cámaras respectivas. Más allá de que la Corte se expida, la previa de las definiciones llega a su pico de tensión, en un enfrentamiento por el modelo de Consejo que ahora con 20 miembros se perfila por los próximos 4 años.

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias