33.7 C
Posadas
domingo, 25 febrero, 2024
+SECCIONES

    Se hallaron mutaciones genéticas en los mosquitos Aedes aegypti

    Destacadas

    spot_img

    Un estudio científico confirmó la presencia de mutaciones genéticas en los mosquitos Aedes aegypti, la cual los hace más tolerantes a dosis normalmente letales de insecticidas. Un grupo de investigadores también demostró que una misma ciudad puede tener distintas poblaciones de mosquitos, según la zona que se esté indagando.

    Puntualmente en Posadas se llevaron a cabo muestreos, durante un año, en cuatro barrios: El Palomar, Villa Sarita, A-4 y San Lorenzo. “Buscamos determinar la presencia del virus en el mosquito y los factores entomológicos. Inició como parte de un proyecto hecho en colaboración con otros países, Ecuador y Colombia. El experimento se replicó en tres ciudades”, comentó el genetista, doctor, investigador del Conicet y profesor universitario, Marcos Miretti, en diálogo con Acá te lo Contamos por Radioactiva 100.7.

    “Son datos importantes para el Ministerio de Salud porque permiten identificar en qué poblaciones hay más resistencia para tomar medidas más precisas en términos de uso de insecticidas y qué química será más eficaz, evitando el uso indiscriminado”, destacó. “Es parte del inicio de los proyectos que estamos trabajando en vigilancia viral y entomología para ver la dinámica de la población de Aedes en éstos barrios”, agregó.

    A su vez, puso en conocimiento que el equipo del Centro de Zoonosis, a cargo de Fabián Zelaya, acompañó la propuesta para conseguir financiamiento nacional y canadiense que permitiera llevar a cabo la investigación en Posadas.

    “Faltan insecticidas por probar, pero la mayoría son cipermetrinas o piretroides. Se encuentran en los productos que uno compra en la veterinaria o cualquier lugar para hacer fumigaciones, los que se utilizan desde la gestión estatal para hacer controles y bloqueos, y también en los aerosoles que tenemos como matamosquitos”, detalló el investigador del Conicet. “Analizamos la base genética de la resistencia para identificar mutaciones que tienen estos mosquitos, que son menos sensibles al efecto del insecticida. Es la punta del iceberg de lo que podría ser resistencia insecticida en forma local”, completó.

    Entre los datos más relevantes, señaló que “en el centro había una mayor cantidad de mosquitos que en los barrios menos favorecidos”. Además, consideró que esto puede ser una consecuencia de los cuidados municipales y ministeriales en barrios, como A-4 y San Lorenzo, que permiten el ingreso de agentes sanitarios para controlar y contrarrestar los criaderos de mosquitos.

    Por otra parte, el genetista comparó que un estudio realizado en 123 ciudades de Brasil analizaba solamente una zona, mientras que su investigación demuestra que “cada ciudad tiene una estratificación de los mosquitos, que son diferentes en un lugar y en otro”.

    “Hay espacio para estudiar, en una misma ciudad, poblaciones que pueden ser resistentes o no. Es importante empezar a pensar en decisiones más precisas y barriales en base a datos que el Estado puede tomar para usar las herramientas necesarias de una forma más controlada y con menor perjuicio a la salubridad de las personas”, concluyó.

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias