22.7 C
Posadas
viernes, 3 diciembre, 2021
+SECCIONES

    Violó y dejó embarazada a su hija de 11 años

    Destacadas

    Personal de la Comisaría de la Mujer de Campo Grande detuvo a un hombre de 37 años por el presunto abuso sexual de su propia hija, una niña de 11 años que está cursando un embarazo de seis semanas, según precisó una fuente del caso.

    La denuncia fue radicada el pasado 3 de noviembre por la madre de la menor, quien se hizo cargo de ella hace tres meses, ya que desde sus primeras semanas de vida la pequeña fue criada por la abuela paterna.

    El expediente 137716/2021 está caratulado como abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y se tramita ante la Secretaría Uno del Juzgado de Instrucción Uno de Oberá.

    En tanto, el 10 de noviembre el defensor oficial Matías Olivera, en representación del implicado, solicitó en forma urgente la realización de la Cámara Gesell, medida preliminar de gran importancia en delitos contra la integridad sexual de menores.

    En consecuencia, por el momento las sospechas hacia el progenitor se circunscriben a la denuncia radicada por la madre biológica de la nena ante la Comisaría de la Mujer de Campo Grande, dependiente de la Unidad Regional XI de Aristóbulo del Valle.

    El acusado tiene 37 años y, según los certificados que constan en el expediente, padece retraso mental moderado, por lo que posee el Certificado Único de Discapacidad (CUD) y cobra una pensión.

    Por su parte, la madre de la nena ya habría explicitado la intención de someterla a una interrupción voluntaria y legal del embarazo, medida prevista en la Ley 27.610.

    Esta decisión fue mencionada ante los asistentes sociales que intervienen en el caso, quienes tendrán a su cargo las gestiones con Salud Pública, anticiparon.

    Grave acusación

    En diálogo con El Territorio, un vocero con acceso al expediente señaló que la niña abusada habría sido fruto de una relación casual entre sus progenitores. Tanto es así que a las pocas semanas de nacida, la criatura quedó a cargo de la abuela paterna porque la madre no contaba con medios económicos para criarla y el padre se había mudado temporalmente a Buenos Aires.

    De esta forma, la menor siempre vivió con la abuela y tuvo escaso contacto con su progenitora, a pesar de residir en la misma localidad de Campo Grande.

    En cambio, luego de que su padre regresó de Buenos Aires, retomó el vínculo con él y se veían casi a diario, aunque vivían en casas separadas.

    Pero el pasado 5 de agosto la abuela paterna se presentó ante la Comisaría local y radicó una exposición donde dejó asentado que hacía entrega de su nieta a su madre biológica, ya que debía iniciar un tratamiento médico en la ciudad de Posadas.

    Tampoco el padre, por sus propios problemas de salud, estaba en condiciones de hacerse cargo de la niña. Fue así que la pequeña se mudó con su madre, al tiempo que siguió en contacto con su padre.

    En ese contexto se registró la denuncia por abuso sexual. Según averiguó este medio, previamente la madre constató que la menor se hallaba embarazada, tras lo cual se presentó ante la Comisaría de la Mujer y acusó al progenitor.

    Hasta el momento no trascendió qué contó la víctima, por lo que será clave su testimonio en Cámara Gesell, instancia en la que será entrevistada por una profesional del cuerpo médico forense con técnicas para evitar su revictimización.

    Por otra parte, el implicado se halla detenido en la Comisaría de Campo Grande y hasta el momento se abstuvo de declarar en sede judicial. En tanto, desde su entorno reclamaron que por su discapacidad no debería estar alojado con presos comunes.

    Aborto legal, la legislación
    Ante la consulta de este matutino, desde Salud Pública mencionaron que si bien la mayoría de los médicos de la zona Centro se manifestaron como objetores de conciencia, es decir que sus convicciones les impiden interrumpir un embarazo, el Estado tiene la obligación de hacer cumplir la ley.

    Al respecto, la Ley 27.610 regula el acceso a la interrupción voluntaria y legal del embarazo y a la atención posaborto de todas las personas con capacidad de gestar.

    Según la norma, el embarazo puede ser interrumpido hasta la semana catorce, inclusive, sin tener que explicar los motivos de su decisión. También opera cuando el embarazo es resultado de una violación o si está en peligro la vida o salud de la víctima.

    En el caso de las menores de 13 años se explicita que pueden acceder a la interrupción del embarazo con la asistencia de una persona que ejerza el rol de cuidado, como familiares o allegados.

    Fuente Diario el territorio

    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias