26 C
Posadas
martes, 24 mayo, 2022
+SECCIONES

    Volvieron los festivales, volvió la música en vivo ¡y volvió el público!

    Destacadas

    La pandemia obligó a la humanidad a aprender cosas que tal vez por propia voluntad nunca hubiese aprendido.

    En el caso de los músicos argentinos, todo el período en el que el coronavirus obligó a suspender las presentaciones en vivo y ni qué hablar los eventos masivos. Tuvieron que adaptarse al streaming para poder trabajar: desde los emergentes hasta los consagrados cantaron y tocaron para un público al que no veían ni podían escuchar. Fue raro, fue necesario. Ese tiempo parece estar quedando en el pasado.

    Este fin de semana quedó claro que el público quiere seguir viendo en vivo a sus artistas favoritos, ahora que la vacunación avanzó y las provincias montaron nuevamente festivales masivos que convocaron a miles y miles de argentinos.

    Cosquín Rock, el Festival de Peñas Villa María, la presentación de L–Gante en Tecnópolis y la Fiesta de la Confluencia en Neuquén movieron multitudes y todo un engranaje arriba del escenario que supone que vuelvan a tener trabajo no sólo los músicos, sino todos los trabajadores de la industria que son necesarios para que shows de ese calibre puedan llevarse a cabo.

    “Los festivales que se desarrollan en todo el país son una expresión clara de nuestra cultura popular. Constituyen espacios de construcción de identidades y de colectivos que nos definen como argentinos y argentinas, -dijo a Télam el ministro de Cultura Tristán Bauer-. Son parte indiscutible de nuestro patrimonio cultural a través del cual se promueve expresiones de diferentes géneros y estilos. Y sobre todo representan aquella diversidad que nosotros creemos fundamental promover y estimular. Pero los festivales también cumplen un rol fundamental como motor de reactivación de economías regionales y locales al impulsar a los distintos sectores involucrados en cada una de estas celebraciones. Cada festival moviliza recursos, trabajo y producción. Es decir, que los festivales, sea cuales fueren sus dimensiones, tienen esta doble característica que es fundamental para el desarrollo tanto económico como cultural”.
    Cosquín Rock

    “Qué hermosa es esta fiesta popular argentina”, dijo al público el rosarino Fito Páez en la segunda jornada del Cosquín Rock, luego de nueve años de ausencia en ese escenario.
    La apertura del festival reunió a 45 mil personas en torno a más de setenta bandas repartidas en nueve escenarios. El rock y el rap, el blues y el pop, la cumbia y la música electrónica estuvieron presentes.

    Wos, Skay Beilinson, Babasónicos, Trueno y Julieta Venegas fueron algunas de las bandas que hicieron vibrar al público la primera noche. Después llegaría el turno de Fito y de La Mona Jiménez, quien cumplió su promesa de tocar con “amigos rockeros” e interpretó su clásico “Quién se ha tomado todo el vino”, con Juanse de Los Ratones Paranoicos.

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias