22.7 C
Posadas
miércoles, 5 octubre, 2022
+SECCIONES
    spot_img

    Detrás de escena del conflicto por el gasoil

    Destacadas

    spot_img

    Las advertencias se empezaron a escuchar en marzo desde el centro del país. Muy bajito, los camioneros que transportan granos, citrus, ganado y todo tipo de alimentos del campo a los puertos o a las góndolas empezaron a advertir dificultades para cargar gasoil en las estaciones de servicio. La situación se agravó con el tiempo y empezó a aparecer el “gasoil blue”, las medidas de fuerza de transportistas autoconvocados y un muerto en las rutas por intentar pasar el piquete, lo que puso el conflicto en stand by. A su vez, la Mesa de Enlace aprovechó el momento político y anunció un cese de actividades para el 13 de julio, medida que fue confirmada pese a la salida del ministro de Economía, Martín Guzmán. ¿Por qué falta gasoil? ¿Quiénes pararon? ¿ Por qué apareció la Mesa de Enlace? se hizo un recorrido para tratar de entender el detrás de escena de un conflicto que fue cocinándose a fuego lento y cuyas llamas siguen aún encendidas.

    Los protagonistas coinciden en una fecha: en marzo empezaron a notar la falta de gasoil. Coincide el momento con el estallido de la guerra de Rusia y Ucrania y su impacto inmediato en el abastecimiento y precio de los combustibles. “En ese momento no era tan grave, entonces lo que hacías era irte a una estación de servicio cercana y conseguías. Pero a medida que había más faltante empezaron las especulaciones con los precios, las colas y la espera de 48 o 72 horas hasta que llegue un nuevo camión”, cuenta  Roberto Guarnieri, presidente de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) que agrupa al 75 por ciento de los camiones de carga del país.

    El eco de las advertencias de marzo comenzó a resonar cada vez más fuerte a medida que se acercaba la temporada alta de cosecha, primero la gruesa de soja y maíz en el centro del país y después la fina de trigo, cítricos y zafra en el norte. Se empezó a escuchar en las calles y las oficinas gubernamentales: falta gasoil. Hasta el momento, solo advertencias y pedidos de reunión en las gobernaciones provinciales, el Ministerio de Transporte y la Secretaría de Energía. Ninguna medida de fuerza.

    El efecto inmediato fue el aumento del precio. Los transportistas denunciaban que había cupos de gasoil a precio oficial en las estaciones de servicio – dependiendo el momento y la región, de 20 o 40 litros – y un precio blue para el resto. Las diferencias de precio llegan a ser de 70 por ciento en algunos puntos del país, sobre todo en el norte donde Fadeeac registra pagos por más de 250 pesos un litro de gasoil que normalmente está a 150.

    Con el aumento de precios, llegó la suba de los costos de logística y la primera tensión. Esta vez entre transportistas y los dueños de la cosecha que no querían convalidar las subas. “Querían seguir pagando la misma tarifa del año pasado, con una inflación de 150 por ciento de gasoil y 120 por ciento de cubiertas”, explica el presidente de la Asociación de Transportadores de Carga de Tucumán (ATCT), Eduardo Reinoso. Reinoso se define como quien “hizo parar a toda la provincia” y es efectivamente allí donde comenzaron las protestas.

    En este punto del relato la historia vuelve a complejizarse. La tensión estaba puesta entre dueños de ingenios, citricultores y cerealeros con los transportistas para determinar la tarifa del transporte y definir quién iba a absorber los aumentos por el desabastecimiento. A esta tensión se le suma una segunda, que tiene que ver con la medida de fuerza a adoptar. Es que tras un aviso y un intento de diálogo en una mesa tripartita organizada por el gobierno de Tucumán, los productores insistían en que no les podían obligar a pagar más porque el precio “se determina por oferta y demanda” y ellos no estaban dispuestos a validar los aumentos.

    ATCT llevó a cabo los primeros cortes de ruta protestando por el aumento de los precios del gasoil. Si bien es una de las 44 cámaras que forma parte de Fadeeac, desde la Federación se encargan de subrayar que entendieron la situación de Tucumán pero no acompañan al corte de ruta como forma de protesta. Tras el corte, el conflicto de Tucumán llegó a un primer acuerdo con el sector de ingenios de la caña de azúcar, que validaron un aumento de 100 por ciento en las tarifas de transporte.

    Este conflicto abrió una ventana a los “autoconvocados”: el martes 21 de junio, una mesa coordinadora en la que participan la Unión Nacional de Transportistas y Afines de la República Argentina (Untra), Transportistas Unidos de la Argentina (TUDA) y Autoconvocados Unidos y el Sindicato Único de Trabajadores de Administraciones Portuarias (Sutap), fuera de Fadeeac, deciden hacer un paro por 48 horas.

    Esta vez la convocatoria es más anárquica: “No podemos cuantificar la cantidad de gente que nos apoya, porque trabajamos bajo convocatoria. Son transportistas de carga de todo el país que se sienten identificados con nuestro trabajo y con algunos reclamos en particular”, explica el presidente de TUDA Santiago Carlucci que asegura que hubo 75 puntos de corte en el país, muchos de ellos autoconvocados. “La pelea no está ahí, está en la mesa para aportar soluciones desde nuestra experiencia y conseguir que haya abastecimiento de gasoil”, insiste Guarnieri de Fadeeac.

    Esta anarquía llevó a que en uno de los días de protesta un camionero quiera eludir uno de los piquetes “autoconvocados” y fuera asesinado tras recibir varios piedrazos que hicieron que perdiera el control del camión y vuelque sobre la banquina. Nadie se hizo cargo: “Respecto a lo de Daireaux, no es gente nuestra, en la ruta hay muchos autoconvocados, no sé a quién responden”, explica Carlucci.

    Inacción

    Las explicaciones de la falta de gasoil son tantas como actores involucrados hay en el conflicto. La narrativa oficial ubica el desabastecimiento en tres puntos: la guerra entre Rusia Ucrania que generó dificultades de abastecimiento a nivel mundial; el crecimiento de la actividad económica que demanda más combustible para funcionar y el consumo de países fronterizos dada la diferencia de precios del combustible. También circula como argumento el acopio. Como el gasoil es el principal combustible alternativo del gas y con la proyección de faltante  del suministro de gas para invierno muchas industrias, productores y distribuidores se empezaron a acopiar de gasoil durante los primeros meses del año.

    De acuerdo a la Secretaría de Energía, tanto en abril como en mayo se registró un volumen de ventas de gasoil récord desde 2015. “Las ventas en estaciones de servicio crecieron casi 23 por ciento en mayo en relación al año anterior. En junio se observó la misma tendencia, y las expectativas son similares para julio”, explicó el secretario de energía Darío Martínez.

    Energía aseguró que las plantas de refinación están produciendo a pleno. En mayo la producción local de gasoil fue de 1,112,781 m3, es un valor de los más altos de la serie 2010- 2022. En tanto, las importaciones de gasoil durante los primeros cinco meses de este año duplicaron las del período enero-mayo 2021.

    Ante la pregunta , los transportistas repiten una palabra: falta de prevención. “Evidentemente alguien se olvidó de hacer los deberes. Arrancamos con que no había divisas para importar, y de repente importamos 14 barcos juntos. La culpa fue de energía que no supo comprar en su momento”, asegura el presidente de Fadeeac. “Las medidas se tomaron, a mi entender, tarde y por un tiempo determinado”, complementa en diálogo con este diario Gustavo Idígoras, el presidente de la Cámara Argentina de la Industria Aceitera.

    Pongan los fideos

    Párrafo aparte merece la aparición de la Mesa de Enlace anunciando un paro para el 13 de julio “por la falta de gasoil”. A dos días de la muerte de Jara y con los autoconvocados evaluando cómo seguir, las cuatro entidades de la mesa de enlace SRA, CRA, Coninagro y Federación Agraria anunciaron en conferencia de prensa el próximo cese de actividades.

    “Es un feriado, nos toman el pelo. Yo estuve presente en la mesa que se convocó mas temprano a toda la cadena en la que se debatieron la situación de cada eslabón, los números que compartió el gobierno, y se hizo un diagnóstico de la situación. Nunca se habló de un paro”, asegura Carlucci. “Nos tomó de forma sorpresiva”, complementa Gustavo Idígoras que también estuvo en la reunión de la mañana y asegura que el comunicado perdió sentido con la jornada que decidió unilateralmente decretar la Mesa de Enlace.

    El miércoles a la mañana se reunieron las cuatro entidades de la Mesa por cuatro horas con representantes de cámaras de la agroindustria como CIARA, Bolsa de Cereales, el Consorcio exportador de Carnes ABC, Argentrigo, los Molineros, Fadeeac, entre otros. Criticaron el accionar del gobierno, se relataron problemas de chacareros para conseguir gasoil en precio y admitieron los datos de demanda récord de Energía. No se habló en ese momento de ningún cese de comercialización.

    Pero unas horas más tarde y después de un encuentro de la Mesa de Enlace con algunos agropecuarios y varios autoconvocados, la rama más penetrada políticamente por Juntos por el Cambio, los ruralistas anunciaron un paro en conferencia de prensa. “Fueron presionados por autoconvocados”, asegura a este diario una fuente cercana a la reunión.

    Mientras tanto, los problemas de desabastecimiento y las diferencias de precios persisten en el país. El gobierno asegura que en un plazo de 15 a 20 días comenzará a regularse la situación, una vez que se incremente la llegada de barcos con combustible y empiece a regir plenamente el nuevo porcentaje de corte del biodiesel. Fadeeac planea seguir dialogando con el gobierno, aunque con demandas: “Queremos no pagar las cargas sociales en lo que va del año, que nos den beneficios para el pago de patentes, y otros reconocimientos”, asegura Guarnieri.

     

    Los autoconvocados decretaron momentaneamente un cese del paro: “Suspendimos la medida por una fracción de tiempo, pero vamos a seguir activos comunicacionalmente y eventualmente volveremos a las calles”, asegura Carlucci que piensa que ese plazo puede ser una semana y media más adelante.

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias