14.7 C
Posadas
lunes, 24 junio, 2024
+SECCIONES

    Colonos apuntaron a que hay esfuerzos en mantener reservas de agua en las chacras

    Destacadas

    spot_img

    Tras tres años de una extendida sequía productores de Misiones y de la región tienen más en cuenta cuidados para tratar de anticiparse a un clima hostil. Así apuntaron a que hay esfuerzos en mantener reservas de agua en las chacras, incorporar más árboles y pasturas de reservas y tener más cuidados para preservar el suelo protegido ante la falta de precipitaciones. Y además de la falta de lluvias se recordó que hay preocupación por el ataque fuerte de plagas que no eran frecuentes, como este año ocurre con el rulo de la yerba mate.

    También a nivel regional se alertó que la ganadería registró una fuerte pérdida por el adverso clima y habrá una preocupante menor oferta de terneros para 2023.

    Más agua en las chacras

    Para Nelson Dalcolmo, director por la producción en el Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym), el clima más seco de los últimos años hizo pensar en más cambios en las chacras de los productores.

    “Son tres cuestiones en realidad, una es proteger las plantas del sol con árboles en el caso de los yerbales. Después el cuidado del suelo, tratar de hacer una sistematización de la chacra, tener las plantaciones y las curvas de nivel para que cuando haya lluvias no se escurran muy rápido. Y la tercera medida es con respecto al agua, tener más conciencia de cosechar o canalizar a un reservorio”, comentó.

    Consideró que “el cambio climático es algo que vino para quedarse y con estas medidas también se debe tener en cuenta la recuperación de vertientes. Hacer circuitos de agua internos en la chacra”.

    El también productor de la zona de Apóstoles, recordó que gracias a programas del Inym muchos productores pudieron acceder a insumos básicos para tener una reserva ante las emergencias: “Se vio la necesidad de que los productores contaran con una autobomba y un tanque de reserva con agua disponible tanto para riego como para incendio. Hoy en día tenemos que pensar en la posibilidad de tener un recurso para dar al menos el primer combate al fuego”.

    Por su parte Ángel “Cacho” Ozeñuk, productor yerbatero y tabacalero en San Vicente resaltó el gran impacto que tienen este año en el bajo rendimiento de las plantas.

    “Lo que vemos los productores aquí es la continuidad de la sequía que se viene prolongando. Siguen mermando los arroyos, las vertientes están casi secas y bueno el desarrollo de las plantas es muy pobre. El año antepasado tuvimos plantas de tabaco que midieron 2,20 o 2,30 metros. Este año las mejores plantas alcanzan los 1,10 metros y la mayoría está en 80 centímetros. Esto significa que vamos a tener una cosecha con un 30% de pérdida de la producción. Esto es consecuencia de la sequía que se sintió ya el año pasado”, resaltó.

    Apuntó que en los yerbales “no se sintió tanto la falta de agua. Pensábamos que íbamos a tener una merma importante de hoja pero después hubo una buena recuperación. Y al final lo que sí estamos teniendo es un brutal ataque del rulo de la yerba mate (es un insecto que afecta a las hojas de la planta). Creemos que esto es también consecuencia de la falta de lluvias del año pasado que produjo una menor aparición del alguaciles, ya que no se pudieron reproducir porque los bañados se secaron. Y al haber menos de estos insectos, se reprodujo más el insecto que transmite el rulo de la yerba mate a las plantas. Esto hizo que sea muy notoria la caída de yerba mate en los últimos días”.

    Para Cristian Klingbeil, presidente de la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (Apam), la extendida sequía motivó a que se recuperen prácticas para conservar el suelo y la vegetación en las chacras. “Lo que hablamos mucho entre productores es que con la sequía las plantaciones que fueron mejoradas genéticamente fueron las que más sufrieron. Esto pasó tanto en la yerba mate como en el té. Resistieron más las plantas más naturales. Y otra cosa es que más productores se dieron cuenta de la importancia de dejar los suelos más protegidos, no atacarlos tanto con herbicidas y buscar tener más árboles nativos junto a las plantaciones”, se indicó.

    Por otro lado, “desde Apam estamos siempre proponiendo la idea de trabajar con la menor carga de agroquímicos posible. Y también de meter más árboles en las chacras. Hay gente que dice que plantar árboles es plantar lluvias, es fundamental para ir frenando el avance del cambio climático. Se señala que estamos pasando más un disturbio climático que un cambio. Y en este escenario hay que entender la importancia de que el agua que cae de las lluvias debe conservarse más tiempo sobre las chacras a través de reservorios por ejemplo. Estas cosas están siendo cada vez más entendidas por los productores”, comentó.

    En cuanto a la recuperación de vertientes en las chacras, ya en años anteriores desde el Ministerio del Agro y la Producción se viene incentivando la protección de estos recursos. Y este año con el aporte de fondos nacionales se avanzó en la adquisición de bienes de uso y de capital para protección de vertientes, pozos perforados y/o sistemas de provisión de agua para productores agropecuarios. Según una reciente estimación de la cartera agraria provincial a partir del los fondos aportados para el programa que busca dotar de agua segura a las chacras se esperaba llevar ayuda con obras a unos 550 productores este año.

    En la recuperación de vertientes también los productores ganaderos destacaron como imprescindibles los trabajos para asegurar agua a sus animales. Además apuntaron que a diferencia de otros años se intensificaron las experiencias con pasturas más resistentes a la sequía como recurso extra en las chacras.

    Otra práctica que se vino implementando tras la sequía fue la compra cooperativa de forrajes que realizaron varias entidades ganaderas con fondos rotatorios estimulados en un principio por el gobierno provincial. También se incentivó el mayor uso de forrajes alternativos. Se destacó especialmente este año la mayor recurrencia a la caña de azúcar que no tuvo destino industrial por los bajos rendimientos de las plantaciones también por la afectación de la sequía.

    Preocupación por plagas en San Pedro

    Desde San Pedro Ariel Steffen, presidente de la cooperativa Siete Estrellas comentó que por estos días hay mucha preocupación por el ataque del rulo de la yerba mate en su zona.

    “Estamos con un problema muy grande en San Pedro con el ataque del rulo y los ácaros sobre las plantaciones de yerba mate. El próximo sábado 7 de enero a las 8 de la mañana tenemos una reunión con gente del ministerio del agro y el Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym) también para hablar de los costos de la corresponsabilidad gremial”, alertó.

    Aseguró que por los insectos “prácticamente no habrá cosecha por los ataques del rulo y el ácaro. Algunos productores están pudiendo aplicar algún producto para controlar la plaga pero la mayoría no tiene los recursos para afrontar un gasto en químicos”.

    Por otro lado comentó que “con la sequía medianamente estamos bien en San Pedro, por ahí caen unos chaparrones, el año pasado sí estábamos muy mal”.


    En cifras

    50%

    O más redujeron su crecimiento las plantas de tabaco este año por la falta de lluvias. Hace dos años median hasta 2,30 metros y este año apenas superan el metro.

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias