26 C
Posadas
martes, 24 mayo, 2022
+SECCIONES

    Dólar e inflación: qué se puede esperar para lo que queda de abril y en mayo

    Destacadas

    Tras una semana clave donde se conoció los datos de la inflación de marzo que tocó un pico de 6,7%, los principales analistas y consultores ajustan nuevamente sus números.

    Para los analistas de mercado como Goldman Sachs “todavía hay una cantidad significativa de inflación reprimida en el sistema debido a los controles de divisas generalizados, controles de precios, controles de exportación y tarifas públicas significativamente por debajo del costo”.

    “En general la Argentina aún debe desarrollar un plan de consolidación fiscal de mediano plazo, fuerte y creíble, ya que carece de una estrategia/ancla monetaria convencional coherente”.

    Las cotizaciones paralelas se encuentran en baja mientras que el Banco Central continuará con su estrategia de acelerar la devaluación. El CCL o “contado con liqui” cotiza en torno a los $190 al igual que el dólar MEP. El blue, se mantiene estable en los $195. Según la consultora Econviews, para abril se espera que el dólar mayorista termine en los $115,69 y las cotizaciones paralelas comiencen a demostrar una tendencia a la suba en consonancia con el alza generalizada de precio y luego de tocar mínimos de brecha. En cuanto a la inflación, tras el 6% se espera que abril se ubique en torno al 4% y en mayo, un 3,6% con una leve tendencia a la baja.

    En la misma línea, la consultora AMC también se refirió a lo que ocurrirá en abril y mayo: “podemos esperar que la variación de precios sea menor que la observada en el mes (de marzo), aunque hay un componente importante de expectativas que puede hacer que esto no implique un cambio tan importante. En otro sentido, el cumplimiento de los diferentes objetivos del acuerdo con el FMI va a representar un factor relevante para la estabilización en el largo plazo”.

    “La suba de tasa de Leliqs en 250 bp dispuesta por el Banco Central está en la dirección correcta, pero poco puede hacer en este contexto para apaciguar la inflación. La nueva TEA es del 58,7%, por debajo del 60% de inflación que se espera para este año”, dijo Roberto Geretto de Fundcorp.

    Agregó que “también, la baja participación del sistema financiero en la economía diluye el efecto. Para cambiar el panorama de raíz, se requiere un cambio de modelo macro que tenga una alta disciplina fiscal, monetaria y de reformas, hechos que están muy lejos de la actual agenda del Gobierno”.

    “Hemos elevado nuevamente nuestras expectativas de inflación entre 65% y 66% anual, considerando un piso para abril de 5,2/5,3% y un incremento de tarifas de gas y electricidad hacia junio o julio. Sin embargo, mantenemos nuestras estimaciones de crecimiento entre 3% y 3,5% para este año, considerando que la mayor inflación no frenará el crecimiento abruptamente durante 2022”, estimó Delphos Investment.

    “Las acendradas disputas políticas y sociales agregan otro factor de tensión ante el eventual surgimiento de novedades inesperadas, sugiriendo la conveniencia de una estrategia preponderantemente conservadora”, dijo VatNet Research.

    “Entendemos que no se justificaría el importante diferencial de cotización entre las emisiones de bonos bajo legislación local e internacional, ya que la eventual suerte de ambas correría pareja”, agregó.

    “Venimos de ruedas difíciles para los mercados en general, en todo el mundo, lo que hace muy complejo encontrar un resguardo de valor para reducir la volatilidad. La preocupación por la inflación, el ajuste de la política monetaria en USA, y varios temas más a nivel global llevan a que el mercado esté sensible y volátil. Está todo bastante incierto y difícil”, sumó Portfolio Personal Inversiones.

    “La sostenibilidad de la deuda requiere horizonte. Con un horizonte cada vez más corto y una extraordinaria rentabilidad en pocos meses, los incentivos a una toma de ganancia en algún momento a medida que nos adentremos al año electoral son elevados. Otra vez, el talón de Aquiles del programa es el roll over de la deuda corta del Tesoro y el riesgo de reperfilamiento y/o monetización saltando los límites del programa con el FMI que lleva implícito”, dijo la consultora Eco Go.

    Posiblemente una mayor independencia del mercado “se origine en inversores más focalizados hacia el post elecciones 2023, a la espera de que arroje un mapa político que pueda llegar a abrir mejores expectativas” dijo el economista Gustavo Ber.

    Agregó que “aún así, se reconoce en el camino a transitar podría estar caracterizado por una etapa de ¨wait and see¨ a pesar de la batería de desafíos económicos y sociales a administrar en medio de un clima de tensiones en la coalición oficialista”.

    “La economía ha vuelto a la situación inicial (antes del covid) en términos de nivel de actividad, pero esto es válido en promedio. Las diferencias sectoriales y regionales son muy significativas”, señaló Fundación Mediterránea.

    “Comparando el número de empleos privados de principios de 2022 con los datos del cuarto trimestre de 2019, se tiene que sectores como el industrial, el vinculado a la salud y el comercio están superando los registros pre-covid. En la situación opuesta (…) se tienen casos como el empleo en la construcción, la minería, transporte y comunicaciones, el sector financiero y, especialmente, el de hoteles y turismo”, agregó.

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias