16.7 C
Posadas
lunes, 8 agosto, 2022
+SECCIONES
    spot_img

    El karma de los que se fueron que no quiere sufrir Borré

    El colombiano y una disyuntiva deportiva: amén de buscar un mejor pasar económico, ¿podrá sostener su nivel en un club que no tenga la idea de juego de River? Es algo que sufrieron casi todos los que emigraron.

    Destacadas

    spot_img

    “Ha encontrado un club que lo contiene y que le ha mostrado al mundo quién es Rafael Borré”. La palabra de Enzo Francescoli para referirse al futuro de Rafael Santos Borré, por ahora “una incógnita”, tiene aparejado un punto que evidentemente al colombiano le da vueltas por la cabeza por estas horas: RSB es agradecido con River y con Gallardo por relanzar su carrera. Por eso le dijo que no a una propuesta de pre-contrato exorbitante del Palmeiras por un dineral (u$s 14.700.000 por cinco años) que eludía a la tesorería del CARP. Por eso tiene decidido dejarle plata al club cuando decida irse a modo de gratificación. Pero por eso, también, el delantero que ya suma 52 goles con la Banda y es el top scorer del ciclo tiene un ítem para pensar en su carrera deportiva, más allá de lo económico, a tres meses de que expire su vínculo.

    Y es que antes de River, Borré era un futbolista poco conocido a nivel global, mostrando un futuro promisorio en Deportivo Cali pero con un paso con más pena que gloria por Europa en un Atlético de Madrid que nunca lo usó y en un Villarreal en el que apenas sumó cuatro gritos en 30 partidos, con una media goleadora de 0,13. La disyuntiva de Rafa tiene que ver también con algo que ya experimentaron casi todos los futbolistas que emigraron del River de MG: salvo contadísimas excepciones, ninguno de los jugadores que brillaron en Núñez pudieron siquiera sostener su nivel en sus siguientes destinos. Y más allá de que muchos se fueron agotados por la altísima exigencia del propio deté y por eso optaron por clubes y ligas más amables en términos de obligaciones, la razón que se desprende de tantos casos parece estar en las narices de todos ellos: es muy difícil encontrar un equipo que tenga una idea de juego tan definida, con tantos años de trabajo, un rumbo tan claro en el que los jugadores tarde o temprano se adaptan a un estilo que, por otra parte, siempre apunta primordialmente al arco de enfrente, con lo que eso significa para un delantero.

    Sacando a Barovero, con un buen paso por México, a Gabriel Mercado que tuvo buenas temporadas en el Sevilla, a Carlos Sánchez que se mantuvo entre Monterrey y Santos y algún caso más como el de Pezzella, la mayoría de los jugadores que se van de River lo sufren al punto de querer volver, como últimamente pasó con Maidana y ahora con Driussi. En todo caso, habrá que ver si eso pesa más que el valor de un dólar que en Argentina está muy por debajo del de cualquier otro mercado internacional: ésa es la principal traba para una renovación que hoy suena a quimera, aún cuando River y el Aleti pudieran ponerse de acuerdo en la financiación de los 3,5 millones de euros por el 25% del pase (hoy lo comparten 50 y 50) que en Núñez deberían adquirir para eventualmente quedarse con Borré.

    El salario que pretende el colombiano está muy lejos del monto al que se puede estirar River. Incluso es más de lo que puede pagar un club como el San Pablo: “Una inversión del tamaño de Borré está fuera de nuestro presupuesto”, admitió ayer Julio Casares, el presidente del equipo que dirige Crespo. Hoy las alternativas que maneja Rafa son las del Celta, que admitió su interés en boca del director deportivo Felipe Miñambres, el Toronto de la MLS y la chance de que a mitad de año se reflote el interés de un Palmeiras que por el momento bajó su oferta por él. ¿Y quedarse donde es feliz y donde potenció su carrera? Por ahora se ve lejos…

    Fuente: (Diario Olé)

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias