23 C
Posadas
lunes, 26 septiembre, 2022
+SECCIONES
    spot_img

    “Ustedes tienen los medios, necesito ayuda para que él pueda descansar tranquilo”

    Destacadas

    spot_img

    “Necesitamos expertos independientes, acá toda la policía está haciendo cualquier cosa, van a decir que mi chico se mató por sobredosis, y no van a explicar quién le hizo los cortes que tiene en las piernas y en las manos”. Carolina Ramírez tiene 32 años y es empleada municipal. Está separada de Cristian Galeano, el padre de Josías, y tiene otras dos hijas, de ocho y casi diez años. “Era muy compañero, estaba muy amigo con sus hermanas, les hacía hamburguesas con papas fritas, más allá de sus problemas necesitaba contención. Lamentablemente acá la sociedad nunca me dió pelota, con ayuda creo que aún estaría conmigo”, dice a Página12 la madre de Josías Galeano, el adolescente que estuvo desaparecido desde el 30 de abril cuando salió de su casa en Oberá para ir a la peluquería.

    Su cuerpo sin vida apareció el viernes 3 y la autopsia no pudo determinar la causa de la muerte presuntamente por el grado avanzado de descomposición. Su familia lo reconoció por los tatuajes, pero también describió señales de golpes y mutilaciones. Más allá de las versiones sobre qué pudo haberle ocurrido al pibe de 15 años, organismos de derechos humanos habían solicitado –sin éxito– que la policía provincial fuera apartada del caso por las sospechas de que haya estado involucrada en el crimen.

    “Le gustaba el fútbol y el gimnasio, era de River, quería volver a estudiar para ser profesor de educación física. Me decía ‘mami, me quiero rehabilitar'”, agrega la mujer, con la voz entera pero con profunda tristeza. “Lo encontraron muy cerca de una comisaría, hablé con los vecinos, ellos dicen que lo puso la policía porque no había olores y personas caminan todo el tiempo por la zona, es imposible que haya estado el cuerpo ahí veinte días”, razona.

    –¿Para usted quién lo plantó?

    –La policía, el jueves a las siete de la tarde hicieron un operativo y el viernes encontraron el cuerpo. Es todo raro, agarraron a una persona que desde que desapareció mi hijo no lo encontraban. Hoy fui a la fiscalía y esta persona estaba ahí. A mi hijo lo mataron como a un perro, lo cortaron. Entré a la morgue y no podía creer que fuera mi hijo, no le deseo a alguien lo terrible que es todo lo que le hicieron. Hay una foto en la que aparece adelante de un patrullero, y la policía dice que no tiene indicios de cuándo es, las cámaras de seguridad tampoco están, la fiscal desde un principio tenía que apartar a las personas de la fuerza denunciadas y no, los premiaron con un traslado, siguen trabajando normalmente. El día que encontraron el cuerpo de mi hijo en la comisaría 5° festejaban. ¿Qué festejaban?

    –¿Su hijo había sido detenido por la policía?

    –Sí. El 11 de abril, 11.40 de la mañana. Estas personas que están denunciadas, Junior Moreira y Daniel Miele, lo sacaron de mi casa y lo tuvieron demorado cinco horas en una comisaría. Lo venían hostigando por cualquier cosa, lo veían en la calle y ya lo alzaban y le pegaban. Lo habían agarrado de punto. Varias veces lo llevé al hospital porque lo golpeaban. Ese día vinieron por un supuesto hurto de un celular. La médica de la policía dijo que los hematomas eran viejos. Pero en el trayecto hacia la comisaría 4° lo amenazaron, le dijeron que era un delincuente por más que ponga un abogado, ‘te encontramos en la calle pendejo y vos no la contás’. Lamentablemente fue así, mi hijo no está más, ya no puede hablar.

    No, pienso que es más la saña de la policía en sí. Por ahí mi hijo sabía cosas o vió cosas, o se les pasó la mano. Lo golpearon tanto que la cara es irreconocible, los brazos todos cortados, en las piernas es impresionante lo que tiene lastimado y golpeado, las palmas de las manos todas cortadas como de alguien que se defiende, los dedos están como si se los hubieran roto, como si hubieran jugado con él. Por eso pedimos una segunda autopsia en la que no participe la policía. Necesito abogados eficientes que estén atentos a lo que yo les diga, es mi hijo el que está ahí y necesito que se esclarezca. Él no se va a matar, ahora dicen que se mató. Mirá si se va a matar y se va a poner el cuerpo ahí con las manos cortadas y los dedos rotos…

    –¿Quién dice que se mató?

    –En las redes dijeron como que él se mató. No tiene sentido, no entiendo nada lo que está haciendo la justicia. El cuerpo tiene más de veinte días de muerto, nosotros hicimos marchas y manifestaciones, lo que caminamos, y ya la policía sabía y no nos dijo nada. Ellos tenían conocimiento de esto.

    –¿Tuvo que ver el consumo problemático de Josías?

    –Si estuvo con este Koki T (el único detenido), no lo sé. Pero a mí no me saca nadie de la cabeza que fue la policía la que le hizo daño a mi niño. Le plantan el cuerpo a esta persona, que es un perejil de la policía, lo amenazan. Esta persona si mata a alguien no va a estar trabajando tranquilamente, como estuvo esos días acá en Oberá. Nada de eso tiene sentido. Su foto y la de mi hijo ambos buscados estaban en todos los colectivos, y ahora dicen que él lo mató. No cierra para nada. Estuve en la fiscalía para que me devuelvan mi teléfono, lo están peritando porque Josías lo usaba con las redes sociales. Pero supuestamente todavía no tienen el informe.

    –Una de las versiones decía que Josías se fue para escapar de presunto intento de internarlo en rehabilitación. ¿Hay algo de esto?

    –Eso es mentira. Hace unos días la policía mostró unas zapatillas y una mochila, como que estaban de camping mientras estaba huyendo. Había llovido, un barro terrible y la zapatilla estaba impecable. Encima no era de Josías. Desde ese momento sentí que mi hijo ya no estaba más acá con nosotros. El sábado él salió tranquilo de casa, se iba a cortar el pelo y mirá todo lo que pasó. Salió normalmente con unas chinelas, un shorcito y una camperita, sin saber que no iba a volver nunca más. Lo agarraron e hicieron lo que quisieron con él.

    –¿Por eso pide una segunda autopsia?

    –Sí, pero no pude hablar con la fiscal. Hablé con el gobernador (Oscar Herrera Ahuad), si me pueden dar una mano, necesito esclarecer qué pasó, por qué tanta saña con un niño de 15 años. No se va a cortar la cabeza solo, las manos y se va a tirar en un charco de agua donde 24/7 pasan personas. Es absurdo. Tu hijo sale de casa entero y que te lo entreguen así, es mucho.

    –¿Cómo lo reconoció?

    –Por un tatuaje, el de la palmerita. No pude seguir mirando, era demasiado impresionante todo. Ustedes tienen los medios, necesito ayuda para que él pueda descansar tranquilo, que las personas que le hicieron esto paguen, no puede quedar así. No me esperaba esto, mi hijo apareció de la peor manera.

     

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias