23 C
Posadas
lunes, 26 septiembre, 2022
+SECCIONES
    spot_img

    Graves daños para el trigo y otros cultivos

    Destacadas

    spot_img

    La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) recortó este jueves la estimación de producción de trigo en 1,2 millones de toneladas respecto de las proyecciones del mes pasado, hasta las 16,5 millones de toneladas, debido a la falta de lluvias importantes, altas temperaturas y heladas tempranas. De esta manera, el volumen cosechado sería el más bajo en siete campañas y se ubicaría 6,5 millones de toneladas por debajo del ciclo 2021/22.

    “Las sucesivas heladas de septiembre intercaladas por temperaturas que han llegado a superar los 30°C en un ambiente de bajísima humedad relativa han agravado la condición del trigo y bajan las expectativas productivas nacionales”, indicó la BCR. Así, previó que 2,5 millones de hectáreas de trigo o el 40 por ciento del trigo sembrado está en condiciones regulares a malas.

    Según la entidad, las últimas lluvias “no fueron suficientes”, por lo que “el déficit hídrico se agrava en el norte, oeste y centro del país”. Los lotes de trigo de Córdoba, Chaco, Santiago del Estero, sur de Santa Fe y norte de Buenos Aires son los más afectados.

    Por su parte, el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) alertó sobre “la posibilidad cierta” de que Argentina “enfrente una de las peores sequías de las últimas décadas” durante la campaña agrícola 2022-2023.

    La entidad señaló en un documento que “la falta de precipitaciones, bajas reservas hídricas, y los pronósticos climáticos con lluvias limitadas para los próximos meses aumentan la posibilidad de enfrentarnos a una de las peores sequías de las últimas décadas”.

    “Una de las zonas más afectadas sigue siendo las provincias del noreste (NEA), donde las producciones yerbateras, cítricas y forestales aún se están recuperando de los incendios y la sequía extrema que fue noticia a principios de año”, sostuvo la entidad empresaria.

    “En el centro del país, la producción de legumbres, la floración para la producción de miel, y la disponibilidad de pasto para algunas cuencas lecheras ha sido un punto crítico”, agregó el documento.

    Por su parte, en la zona cordillerana “la disponibilidad de agua para riego también sigue siendo escasa, por lo que preocupan los rendimientos potenciales, así como el aumento de los costos energéticos que requiere su gestión”, advirtió el CAA.

    Ante este panorama, alertó “sobre las graves consecuencias que puede llegar a tener la presencia de una tercera Niña consecutiva sobre la cosecha de granos, las producciones de carne, leche y las economías regionales”.

    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Últimas noticias